martes, 21 de noviembre de 2017

Sí se puede exige que Santa Cruz deniegue las autorizaciones para la construcción de las canalizaciones para la distribución de combustibles gaseosos


Pedro Fernández Arcila asegura que la introducción del gas frenaría de forma definitiva la opción por las energías renovables


Sí se puede reclama al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife que deniegue las autorizaciones para la construcción de las canalizaciones para la distribución de combustibles gaseosos. El grupo municipal ecosocialista considera imprescindible que la corporación opte de forma decidida por las energías renovables frente al gas. Defiende este viernes en el pleno de la corporación una moción en este sentido, coincidiendo con el anuncio de los proyectos de instalaciones de distribución de combustibles gaseosos en ocho municipios de las islas, entre ellos, la capital tinerfeña.

El portavoz de Sí se puede en Santa Cruz, Pedro Fernández Arcila, considera que “la introducción del gas frenaría de forma definitiva la opción energética sostenible por las energías renovables”. Arcila señala que “la cuestión más importante a la que se enfrenta nuestra isla en materia de política energética tiene que ver ahora con la apuesta decidida por las renovables como fuente de energía y la renuncia al gas, combustible emisor de CO2; es necesario contemplar las renovables no como una opción más, sino como un factor esencial de un modelo energético sostenible y apostar por él decididamente, como han hecho distintas instituciones de las Islas, entre ellas, el Cabildo de Gran Canaria”.

Al criticar la instalación del gas en el municipio, el portavoz ecosocialista recuerda que el informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia “pone en duda la viabilidad económica y financiera de la regasificadora y del sistema gasista en general”.

Por este motivo, Sí se puede plantea que el Ayuntamiento muestre su apoyo al desarrollo de las energías renovables en Tenerife y que se oponga expresamente a la instalación de una Planta de Recepción, almacenamiento y Regasificación de Gas Natural Licuado (GNL) en la Isla. La moción también plantea que la corporación muestre su rechazo al proyecto canalizaciones para la distribución de combustibles gaseosos en el municipio, tanto a su construcción como a su reconocimiento mediante una declaración de utilidad pública.

Arcila recuerda que el Ayuntamiento rubricó en el pasado mandato el Pacto de los Alcaldes para el Clima y la Energía, un documento de ámbito europeo que obliga al municipio a “asumir compromisos en la aplicación de políticas de energía sostenible y a adoptar un enfoque integral para abordar la atenuación del cambio climático y la adaptación a sus efectos inevitables”.

A juicio de Sí se puede, “el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, en su condición de capital insular, está obligado a liderar los cambios necesarios para el conjunto de la isla”, dice el portavoz ecosocialista. Las ciudades europeas están asumiendo este papel que reclamamos para Santa Cruz.