lunes, 30 de octubre de 2017

Arcila reclama a Bermúdez que intensifique las acciones para conseguir el refugio pesquero de San Andrés



El portavoz ecosocialista señala a CC y PP como “responsables del tiempo tan valioso que se ha perdido por haber rechazado la moción de Sí se puede en 2016”

Sí se puede considera necesario consensuar la Reserva Marina de Anaga con los trabajadores de este sector

El portavoz de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Pedro Fernández Arcila, reclama al alcalde José Manuel Bermúdez que intensifique las acciones para conseguir el refugio pesquero que garantizará la continuidad de la cofradía de pescadores de San Andrés.


Arcila señala a CC y PP como “responsables del tiempo tan valioso que se ha perdido por haber rechazado la moción de Sí se puede en 2016”, en referencia a una iniciativa que el grupo municipal ecosocialista defendió en el pleno de septiembre de ese año en este sentido y que fue rechazada por el grupo de gobierno encabezado por Bermúdez.

La moción de Sí se puede planteaba la creación del refugio pesquero como una solución al “limbo jurídico” en el que se encuentra la cofradía; entonces los partidos que constituyen el gobierno municipal se negaron a aprobar una medida que actualmente ofrecen como solución al colectivo de pescadores.

“Potenciar el sector pesquero en San Andrés significa dar futuro al sector primario en nuestro municipio. Una fórmula de generación de empleo y de reactivación económica del sector pesquero profesional en Santa Cruz es promover la declaración de la Reserva Marina de Anaga, que debe impulsarse de acuerdo con el colectivo de pescadores”, apunta el portavoz ecosocialista.
La moción presentada por Sí se puede hace algo más de un año ante el pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz proponía la creación del refugio pesquero como fórmula para sacar la cofradía de su provisionalidad, que arrastra desde hace más de 40 años, al tener ubicadas instalaciones esenciales en dominio público marítimo-terrestre y al necesitar de concesiones temporales de Costas.
La propuesta consistía en incluir el refugio pesquero en el planeamiento urbanístico e informar a la Demarcación de Costas y la Viceconsejería de Pesca del Gobierno de Canarias, con la intención de promover una comisión interadministrativa que impulsara la iniciativa.

A juicio de Sí se puede, en el refugio pesquero deben ubicarse todas las instalaciones pesqueras necesarias para un mayor y mejor desarrollo de la actividad: trasladar los cuartos de aperos para evitar situaciones de riesgo por temporales; crear una zona de varadero e instalar un local para venta de productos pesqueros. Estas infraestructuras se sumarían a las que existen actualmente: la sede de la Cofradía de Pescadores de San Andrés y restaurante, un punto de primera venta, una grúa para operaciones con las embarcaciones, un punto de suministro de gasoil, un cuarto de aperos de pesca en el espigón, una zona de fondeo/atraque de embarcaciones de pescadores y náutico-deportivas, un punto limpio y un almacén de hielo.

“La pesca artesanal y las actividades derivadas de ella tiene una importancia económica y social fuera de duda para el pueblo de San Andrés”, manifiesta Arcila. El sector mantiene puestos de trabajos directos y estables –armadores y trabajadores, además de empleos generados por la actividad pesquera en el ámbito de la comercialización en lonjas y establecimientos mercantiles– y permite la pujanza del sector de la restauración, clave en el desarrollo económico del pueblo. Esta actividad económica, mantiene “una marca distintiva vinculada a productos pesqueros de primera calidad”, que sostiene centenares de puestos de trabajo.