lunes, 25 de septiembre de 2017

Sí se puede insiste en reclamar la adaptación de las bases de ayudas para la discapacidad a la ley





Yaiza Afonso destaca que han pasado diez meses desde que el concejal del IMAS aseguró en el pleno que se incorporarían los cambios poco a poco  

Sí se puede insiste en reclamar la adaptación de las bases de ayudas para la discapacidad a la ley en Santa Cruz de Tenerife. La concejala del grupo municipal ecosocialista en el ayuntamiento capitalino Yaiza Afonso destaca que han pasado diez meses desde que el concejal-presidente del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS), Óscar García, aseguró ante el pleno que se incorporarían los cambios que se fueran acordando poco a poco.


Esta respuesta tan poco precisa es la que dio García en la sesión plenaria de noviembre de 2016 para justificar el voto en contra del grupo de gobierno de CC-PP en el Ayuntamiento a la moción defendida de Sí se puede para abrir un proceso de valoración sobre las bases de las ayudas individuales de discapacidad del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.

Entonces, la concejala ecosocialista planteó que la corporación abriera “un nuevo procedimiento de modificación sobre las Bases de Discapacidad contando con la participación de la Comisión de Discapacidad, el personal técnico especializado del Ayuntamiento y los grupos políticos de la oposición, con el fin de obtener unas nuevas bases consensuadas por todas las partes y que ofrezcan, a las personas con diversidad funcional una herramienta eficiente para obtener las ayudas determinadas”.

Sin embargo, han transcurrido diez meses desde entonces y no se tienen noticias de que se hayan adoptado medidas. Por este motivo, Afonso preguntará en el pleno del próximo viernes, 29 de septiembre qué pasos ha dado el IMAS “para mejorar las bases de las ayudas individuales de discapacidad, teniendo en cuenta las propuestas realizadas al respecto”.

Afonso hace un recuento del proceso seguido tras la aprobación de una moción de Sí se puede en el pleno de abril de 2015, por la que se decidió adaptar las bases de ayudas a personas con discapacidad a la legislación vigente. Ese proceso, según la moción, debía afectar a aspectos como el lenguaje, la moneda y la actualización de criterios esenciales.

Tras su aprobación, la Comisión Técnica de Discapacidad, en la que participa personal técnico del ayuntamiento y distintas entidades sin ánimo de lucro del municipio, inició un proceso participativo que dio lugar a un borrador de bases nuevas, entregado en febrero de 2016 a los responsables técnicos del IMAS para el desarrollo de las bases. “Nuestro grupo preguntó en abril de 2016 por la situación del expediente, y la respuesta del grupo de gobierno fue que estaban en ello –detalla Afonso–. No tuvimos información sobre los cambios del borrador inicial hasta que en el consejo del IMAS de julio nos presentaron una propuesta de bases ya cerrada”.

Sí se puede pidió entonces dejar ese expediente sobre la mesa, “para poder analizar algunas variables con las que estábamos en desacuerdo y que significaban un empeoramiento de las ayudas a las personas con discapacidad”, añade. Sin embargo, siguieron adelante con estas bases.

En octubre de 2016, de nuevo, Sí se puede preguntó por este asunto en el pleno y pidió al grupo de gobierno de CC-PP el detalle de las acciones emprendidas para involucrar a la Comisión Técnica de Discapacidad en el proceso de elaboración y desarrollo de las nuevas bases. Entonces, Afonso también requirió información sobre si se ha entregado a la Comisión Técnica de Discapacidad el informe final y, en caso afirmativo, si existía algún informe de alegaciones por parte de la Comisión Técnica de Discapacidad, ya que se habían producido cambios en el borrador inicial que empeoran el acceso a estas prestaciones. Este tortuoso y largo recorrido tuvo su penúltima parada en el pleno citado de noviembre de 2016; casi un año después no se tienen noticias de alguna actuación municipal para concluir el proceso.