lunes, 4 de septiembre de 2017

Arcila vuelve a exigir el fin de los vertidos irregulares de aguas residuales en Santa Cruz

El edil denuncia que Sacyr Vallehermoso está cometiendo el mayor atentado ambiental del municipio. Solicita la comparecencia de Dámaso Arteaga en la Comisión de Control por la pasividad de CC-PP en esta materia.


Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, exige el fin de los vertidos irregulares de aguas residuales de tierra a mar en este municipio. Sí se puede reitera,  por enésima vez, que Emmasa vierte sin la autorización de la Viceconsejería de Medioambiente del Gobierno de Canarias en varios puntos del litoral cercanos a zonas de baño, mientras que en otros incumple las autorizaciones existentes, por lo que “Sacyr Vallehermoso está cometiendo el mayor atentado ambiental del municipio”, declara Arcila.


El edil ecosocialista solicita la comparecencia de Dámaso Arteaga, concejal de Servicios Públicos del consistorio capitalino, en la Comisión de Control que se celebrará el jueves 14 de septiembre, por la pasividad de CC-PP en esta materia, ya que no está tomando medidas adecuadas para proteger el medio ambiente marino. Arcila pide la entrega previa a los grupos municipales de copias de la autorización de la conducción de vertido de la EDAR de Buenos Aires, de los informes de revisión de la Viceconsejería de Medio Ambiente de los Programas de Vigilancia y control de cada uno de los vertidos autorizados a partir del año 2012, así como de los resultados de las actuación en materia de vigilancia en las áreas cercanas a zonas de baño.

Sí se puede ha podido recabar información de la que se deduce que existen varios puntos de vertidos de aguas residuales cercanos a zonas de baño, concretamente, en San Andrés y en Igueste, sin la preceptiva autorización del Gobierno de Canarias. Esto supone una grave irregularidad al incumplir el Plan Hidrológico de Tenerife, la Ley de Costas, la Ley de Aguas y la normativa sobre aguas residuales y calidad de las aguas de baño. Esta ilegalidad implica que se carece de los programas de vigilancia y control y, por tanto, no se cuenta con los informe de revisión de la Viceconsejería de Medio Ambiente sobre el cumplimiento de esta normativa.

Arcila indica que, dado que esos vertidos, por su cercanía, pueden afectar a distintas playas del municipio, debió haberse realizado la vigilancia pertinente para garantizar la salud de las personas usuarias, según establece el artículo 5 del Real Decreto 1341/2007, de 11 de octubre, sobre la gestión de la calidad de las aguas de baño, y pide explicaciones a Arteaga al respecto.

El concejal de Sí se puede, denuncia, asimismo, graves incumplimientos por parte de Emmasa y del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, del artículo 5 de la Orden de 13 de julio de 1993, que regula la Instrucción para el proyecto de vertidos desde tierra al mar. Concretamente, Arcila indica que en las conducciones de desagüe de Acorán, Añaza, EBAR de Cabo Llanos y en varios aliviaderos en otras zonas de la costa del municipio, las concentraciones de sustancias contaminantes presentes en el efluente son superiores a los valores establecidos como objetivos de calidad para la zona receptora.

En particular, el edil ecosocialista recuerda que se ha dictado auto de procesamiento por un presunto delito contra el Medio Ambiente por el caso de los vertidos de la EBAR de Cabo Llanos. Además, la conducción de desagüe de Acorán está rota, por lo que se está incumpiendo cualquier autorización previa del Gobierno de Canarias. Mientras, respecto a las aguas residuales de Añaza, Santa María del Mar y Los Alisios, tan sólo se está efectuando un tratamiento primario, vertiendo al litoral una carga contaminante que hace peligrar los sistemas naturales del medio marino, cuando por el número de habitantes equivalentes tendría que estar efectuándose un tratamiento secundario, con lo que se está incumpliento la directiva comunitaria y la normativa estatal que regula el tratamiento de aguas residuales.

Finalmente, Arcila solicita información sobre si el emisario submarino de la EDAR de Buenos Aires cuenta con la autorización de vertido de la Viceconsejería de Medio Ambiente y si se está cumpliendo con las pertinentes exigencias ambientales.