jueves, 6 de julio de 2017

Yaiza Afonso denuncia la desaparición de dos esculturas en Santa Cruz



Sí se puede pide al concejal de Cultura que explique a la Comisión de Control dónde están ‘Tensores’, de Claude Viseaux, y ‘Penetrable’, de Jesús Soto

La organización ecosocialista considera que Acha desinformó al pleno cuando aseguró en mayo que la obra del escultor francés se había entregado al Cabildo

Yaiza Afonso denuncia la desaparición de dos esculturas en Santa Cruz de Tenerife, pertenecientes al catálogo de las dos ediciones de la Exposición Internacional de Escultura en la Calle celebradas en la capital tinerfeña. Se trata de Tensores, de Claude Viseaux, y de Penetrable, de Jesús Soto, que ya no se encuentran en los espacios escogidos en la ciudad para su disfrute por parte del público.

Afonso recuerda que se ha procedido a retirar la escultura Penetrable por considerarla una obra efímera y se había desaconsejado su instalación, según informó el concejal de Cultura, José Carlos Acha, en el pleno de mayo ante una pregunta de Sí se puede. Al respecto, la concejala ecosocialista pide una explicación de los motivos de esta clasificación, detalles sobre las causas de su retirada y datos sobre el lugar en el que se encuentra actualmente.
Respecto a Tensores, Afonso detalla que estaba ubicada en la Avenida Marítima frente a Presidencia del Gobierno; la segunda escultura del artista francés en Santa Cruz, instalada en 1994 con motivo de la segunda edición de la Exposición Internacional, desapareció de su ubicación original al comienzo de las obras del tranvía.
La concejala considera que Acha desinformó al pleno, cuando en la sesión de mayo pasado aseguró que la obra de Viseaux había sido entregada en depósito al Cabildo, almacenada en un solar utilizado por la empresa que ejecutó las obras del tranvía adjudicadas por Metropolitano de Tenerife hasta su conclusión.
Sin embargo, Sí se puede ha podido saber que el Cabildo asegura no contar con esta escultura en ningún depósito; “es más, no cuentan con ningún documento acreditativo de la entrega de dicha escultura a la entidad insular”, manifiesta Afonso.
En relación a la desaparición de la obra Penetrable, la concejala apunta que “sabemos que se consideró peligrosa para los niños y niñas, pero esa no es una razón para tener en el ostracismo una pieza de uno de los mayores exponentes de la escultura en América Latina, una obra una obra en la que el espectador se convierte en el epicentro de la pieza escultórica y que además está altamente cotizada”.
La concejala de Sí se puede recuerda que el Museo de Houston encargó a Soto su último Penetrable, por ella pagó más de un millón de dólares. El artista venezolano hizo entre 25 y 30 Penetrables a lo largo de su vida; además, el de Santa Cruz tiene el valor de ser uno de los primeros, elaborado justo entre el que presentó en Ciudad Bolívar y el que hizo para el Museo Guggenheim de Nueva York, un año después, en 1974.
La participación de la obra de Soto en la primera edición de la Exposición Internacional de Escultura en la Calle, en 1973-74, convierte a la capital tinerfeña en una ciudad pionera, ya que la obra del escultor venezolano no llegaría a Europa hasta que en 1975 se organizó la exposición retrospectiva en el Museo de la Villa de París, “por lo que esta parada subtropical en la isla la podemos considerar un experimento a medio camino, literalmente”, subraya Afonso.
Sí se puede considera que “el Ayuntamiento debe de proteger su patrimonio, cuidarlo y mantenerse activo para que sea parte de nuestro imaginario colectivo y dote a la ciudad de riqueza cultural. Perder esculturas como Penetrable o Tensores puede ser algo irreparable para Santa Cruz”.