miércoles, 26 de julio de 2017

Sí se puede reclama a Bermúdez que asuma la defensa de la cofradía de San Andrés



Pedro Fernández Arcila demanda que el espigón se declare refugio pesquero
Sí se puede reclama al alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, que asuma la defensa de la cofradía de pescadores de San Andrés frente a la amenaza de la Concejalía de Urbanismo con cerrarla. En la misma línea, el portavoz del grupo municipal ecosocialista en el Ayuntamiento de la capital tinerfeña, Pedro Fernández Arcila, demanda que el espigón se declare refugio pesquero.
A juicio de Sí se puede, es imprescindible instar a los órganos competentes la declaración de refugio pesquero, tal como planteó una moción defendida por la organización ecosocialista en el pleno celebrado en septiembre de 2016. “La creación de este refugio pesquero debe incorporarse al planeamiento urbanístico municipal y debe contarse con la Demarcación de Costas y la Viceconsejería de Pesca del Gobierno de Canarias, para promover una comisión interadministrativa que impulse la medida”, detalla Arcila.
“La importancia económica y social que representa la actividad pesquera artesanal para el pueblo de San Andrés está fuera de duda y es la base de esta propuesta”, señala el portavoz. Este sector mantiene puestos de trabajos directos y estables –armadores y trabajadores, además de empleos generados por la actividad pesquera en el ámbito de la comercialización en lonjas y establecimientos mercantiles–.  Además, la pesca en San Andrés permite la pujanza del sector de la restauración, clave en el desarrollo económico del pueblo. Esta actividad económica, mantiene “una marca distintiva vinculada a productos pesqueros de primera calidad”, que sostiene centenares de puestos de trabajo.
Por estos motivos, Sí se puede considera que deben respetarse las instalaciones que existen actualmente: la sede de la Cofradía de Pescadores de San Andrés y restaurante, un punto de primera venta, una grúa para operaciones con las embarcaciones, un punto de suministro gasoil, un cuarto de aperos de pesca en el espigón, una zona de fondeo/atraque de embarcaciones de pescadores y náutico-deportivas, un punto limpio y un almacén de hielo. A ello habría que añadir otras instalaciones pesqueras necesarias para un mayor y mejor desarrollo pesquero: el traslado de los cuartos de aperos para evitar situaciones de riesgo por temporales, la creación de una zona de varadero y la instalación de un local para venta de productos pesqueros.
“La relevancia de la actividad pesquera para el pueblo de San Andrés supone que cualquier propuesta de desarrollo socioeconómico para su futuro debe partir del afianzamiento y potenciación de esta actividad”, apunta Arcila. Esto debe ser así, con acciones que refuercen la vía iniciada por los profesionales referente al control de los recursos pesqueros a través del mantenimiento de las prácticas sostenibles, además de introducir mejoras necesarias de manera consensuada.
A pesar del peso de esta actividad central en la economía de San Andrés, “las dificultades burocráticas frenan el desarrollo del sector”, asegura el concejal. Entre estas dificultades, el concejal de Sí se puede destaca que la ubicación actual del edificio de la Cofradía de Pescadores y sus instalaciones anexas en el espigón sur de Las Teresitas sitúa estas instalaciones esenciales en dominio público marítimo-terrestre, y aunque ha contado con concesiones temporales de Costas, permanece en un limbo jurídico que el Ayuntamiento debe ayudar a resolver.
Saludos.
Gabinete de Comunicación.