miércoles, 29 de marzo de 2017

Sí se puede impulsa mecanismos para garantizar la PCI y avanzar hacia la renta básica




Asun Frías recalca que hacen falta más fondos para distribuir la ayuda y para acompañar los planes de inserción vinculados

Sí se puede impulsa este viernes en el pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife una moción que propone establecer mecanismos para garantizar el derecho a la Prestación Canaria de Inserción (PCI) en el municipio y para avanzar hacia un sistema de garantía de rentas.


La concejala del grupo municipal ecosocialista Asun Frías propone al pleno de la capital tinerfeña que la corporación exija al Gobierno de Canarias el aumento de las partidas presupuestarias destinadas a la PCI, con el fin de que aumente “el número familias a las que llega, efectivamente, la prestación” y para “incrementar el personal dedicado a la gestión ágil y eficaz del procedimiento y a apoyar la inserción social, educativa y laboral vinculada a la ayuda”.

Igualmente, este incremento debe alcanzar a los presupuestos municipales, con el mismo fin, y para abordar el contenido del tercer acuerdo, que, de aprobarse la moción, significaría que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife implementaría un protocolo municipal que refuerce el trabajo en red y optimice los recursos municipales existentes, así como “la puesta en marcha de nuevos proyectos para establecer itinerarios de integración social, educativa y laboral de todas las personas que perciben la PCI en el municipio”, señala el texto de la moción.

Finalmente, la moción defendida por Frías propone que el Ayuntamiento de Santa Cruz inste a los parlamentos y a los gobiernos de Canarias y en el ámbito estatal a poner en marcha “un sistema de Renta Básica Universal que garantice un ingreso a toda la ciudadanía” como fórmula para poner fin a las políticas neoliberales, y dar “marcha atrás a los recortes presupuestarios en servicios públicos esenciales”, para adoptar una línea política dirigida a garantizar los derechos sociales de la ciudadanía. De esta manera, se unificarían y optimizarían las diferentes modalidades de prestaciones económicas no contributivas, lo que asegura “unas condiciones materiales de vida dignas a todas las personas”.

La iniciativa de Sí se puede parte de la situación social de Canarias, que se manifiesta también en el municipio de Santa Cruz de Tenerife. El conjunto del Archipiélago está identificado como uno de los territorios más empobrecidos y desiguales del Estado español y de toda la Unión Europea, una paradoja que contrasta las altas tasas de desempleo –del 24,5% en las Islas frente al 18,63% del conjunto del Estado, según Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2016–, y la precariedad laboral –con índices de salario medio en  empleos a jornada parcial un 18% inferiores en Canarias respecto al conjunto del Estado en 2014– con los récords que se baten en los ingresos en el sector turístico.

En concreto, la capital tinerfeña y cocapital de Canarias en 2015 fue la quinta capital de provincia con mayor tasa de población en riesgo de pobreza, un 30,4%, tal como reflejó el estudio de la Consultora Ais Group, con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Como otro indicador de situaciones de pobreza y vulnerabilidad social en este municipio, Frías apunta que el Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) gestionó a lo largo del año 2016 un total de 22.637 Prestaciones Económicas de Asistencia Social (PEAS) por un importe de 4.838.051,81 euros, lo que supone haber entregado 3.788 ayudas más que el ejercicio anterior, en que se pagaron 18.849.