miércoles, 22 de febrero de 2017

Sí se puede señala a Bermúdez por la parálisis del Plan de Movilidad Urbana Sostenible



La organización ecosocialista afirma que el desinterés del alcalde coloca a Santa Cruz en la cola de la sostenibilidad
Sí se puede señala al alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, como responsable de la parálisis en la puesta en marcha del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), la herramienta con la que cuenta la capital tinerfeña para reducir la congestión de tráfico y mejorar la movilidad. Sin embargo, lejos de impulsar las medidas previstas en el plan, el alcalde y el grupo de gobierno de CC-PP se conforman con “amenazar periódicamente en los medios de comunicación con limitar la entrada de vehículos en Santa Cruz sin una estrategia de movilidad sostenible”, asegura el portavoz del grupo municipal de Sí se puede en la corporación, Pedro Fernández Arcila. 


El concejal ecosocialista dirige una pregunta al pleno de Santa Cruz, que se celebra el próximo viernes 3 de marzo, para que el grupo de gobierno explique “por qué no llevan a cabo las actuaciones y programas previstos en el PMUS” mientras la ciudad se ha convertido ya en la séptima ciudad con más congestión de tráfico del Estado, según un estudio de Tom Tom, la principal compañía de Europa en sistemas de navegación para automóviles, motocicletas, PDA y teléfonos móviles.

La información, que se dio a conocer este miércoles en un medio local, “confirma los datos de otros estudios elaborados en el pasado y los problemas de tráfico que sufrimos diariamente”, asegura Arcila, mientras que el PMUS “propone una serie de programas y actuaciones que no se están llevando a cabo”, entre las que el portavoz de Sí se puede destaca la reordenación y priorización de la oferta de transporte público, una red ciclable y carriles bicis exclusivos, aparcamientos localizados para rotación y residentes y un plan de concienciación ciudadana, entre las medidas principales.

La orientación del PMUS aspira a potenciar el trasporte público frente al privado y permite eliminar las tendencias asociadas al transporte individual, que consumen territorio, tal como se limita a proponer el planeamiento territorial y urbanístico desde hace más de veinte años, en detrimento de la creación de ciudad como espacio de convivencia social. 

Mientras las propuestas dominantes “condicionan de lleno la transformación que necesita Santa Cruz y el área metropolitana en materia de movilidad sostenible, se hace imprescindible la creación de escenarios alternativos que plantean convertir los medios públicos –taxi, guagua, tranvía– en elementos centrales del transporte urbano y el impulso de otras modalidades sostenibles”, señala el concejal.

Sin embargo, el gobierno local “no tiene interés en propiciar un debate público con la ciudadanía y los sectores más directamente implicados”, de forma que la discusión en torno a un asunto tan trascendental es de “una pobreza que evidencia la falta de liderazgo del alcalde y del grupo de gobierno ante un asunto que condiciona la vida cotidiana de la ciudadanía, la calidad de vida y la economía de la ciudad”, subraya Arcila. 

Sí se puede ha impulsado en el pleno de Santa Cruz medidas dirigidas a mejorar el tráfico y la movilidad en la capital a través de una serie de mociones que han sido aprobadas y que “están olvidadas en una gaveta por falta de voluntad política del grupo de gobierno en aplicar medidas como la dirigida a la promoción del uso de la bicicleta, el calmado del tráfico y la regeneración del espacio público; tampoco se ha iniciado el Estudio de la Red ciclable aprobado en septiembre de 2015 y detenido con las características tácticas dilatorias que CC y PP aplican a los programas que le disgusta impulsar”.