miércoles, 25 de enero de 2017

Sí se puede pide acabar con las prácticas asistencialistas y clientelares asociadas al reparto de alimentos




Frías pregunta cómo está previsto afrontar esta problemática y cuándo se creará la red de coordinación aprobada en el pleno
La organización ecosocialista insiste en la necesidad de implantar una renta básica que asegure la dignidad humana
Sí se puede pide acabar con las prácticas asistencialistas y clientelares asociadas al reparto de alimentos en Santa Cruz de Tenerife. La concejala del grupo municipal ecosocialista Asun Frías pregunta en el pleno del Ayuntamiento de la capital tinerfeña este viernes cómo está previsto afrontar esta problemática y cuándo se creará la red de coordinación aprobada en el último Pleno del Estado del Municipio del 2 de diciembre pasado, según una propuesta de la organización.

Sí se puede insiste en la necesidad de implantar una renta básica que asegure la dignidad humana. La concejala pregunta por esta medida debido a la necesidad evidente de “erradicar el descontrol, la descoordinación y la falta de respeto a la dignidad humana que se está dando en el reparto de alimentos” en la capital tinerfeña.
La lucha real contra la pobreza, que es el motivo de la distribución de alimentos, debe basarse, a juicio de la organización ecosocialista, en otros mecanismos, pero “mientras se avanza, debe acabarse con el bochornoso espectáculo que se está dando ahora mismo en esta ciudad en relación con el reparto de comida”, destaca Frías, que asegura que “son muchísimas las quejas vecinales que nos llegan sobre la situación tan descontrolada que se vive en Santa Cruz”.
La propuesta de Sí se puede aprobada en diciembre pasado establecía la creación de una red estable con todas las entidades que distribuyen gratuitamente alimentos en el municipio para coordinarse, optimizar los recursos y mejorar la calidad, así como para insertar el reparto de alimentos en procesos de promoción y participación social, de forma que se rompa con el asistencialismo que prima actualmente en la mayoría de los casos.
Frías recuerda que, frente a la práctica asistencialista de la distribución de alimentos, Sí se puede defiende mecanismos democráticos, justos y eficaces de lucha real contra la pobreza mediante la creación de “un sistema de garantía de rentas que asegure a las personas la satisfacción de sus necesidades con autonomía y dignidad”; es una exigencia que la organización ecosocialista lleva años exigiendo al Estado y al Gobierno de Canarias. “Ante los elevados niveles de pobreza y desempleo, en lugar de adelgazar el Estado Social, reafirmamos que la razón de ser de los gobiernos es garantizar el bienestar de la ciudadanía y no el de los mercados”, subraya la concejala.
A juicio de Sí se puede, “es evidente el descontrol, la descoordinación y la falta de respeto a la dignidad humana que se está dando en el reparto de alimentos en diferentes barrios de nuestro municipio, por parte de asociaciones que reciben parte de la comida del Banco de Alimentos, ONG subvencionada por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y por otras administraciones públicas (y que se surte del Programa Operativo del Fondo de Ayuda Europea para las personas más desfavorecidas)”, según figura en el texto de la pregunta.
La organización ecosocialista considera que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife está obligado a tomar la iniciativa en poner orden en la distribución de alimentos y en evitar las prácticas corruptas por parte de algunos responsables, porque, no en vano, le entrega subvenciones y deriva a las personas que solicitan este servicio a las ONG que están a cargo de esta función.
“Tristemente, quienes nos gobiernan, a veces alientan esas prácticas de beneficencia o, en el peor de los casos, de clientelismo, mientras que en otros se lavan las manos y miran para otro lado. Parece que no consideran la lucha contra la pobreza como un asunto importante”, sentencia Frías.