jueves, 29 de septiembre de 2016

Sí se puede presenta en distintos ayuntamientos canarios una moción para conmemorar el 52 aniversario de la bandera de las siete estrellas verdes



La organización ecosocialista traslada a las corporaciones locales una iniciativa de la Coordinadora 22 de octubre para ondear la insignia nacional canaria durante una semana

Sí se puede presenta en distintos ayuntamientos canarios una moción para conmemorar el 52 aniversario de la bandera de las siete estrellas verdes; se trata de una iniciativa de la Coordinadora 22 de octubre que canaliza la organización ecosocialista en las corporaciones locales en las que está presente. 

La moción será defendida por primera vez este viernes en el pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, por la concejala ecosocialista Yaiza Afonso. La edil participará en este punto junto al integrante del Centro de Estudios Imazighen de Canarias-Tamusni, Manuel Abián Muñiz, que intervendrá haciendo uso del derecho de participación ciudadana. La moción será presentada por Sí se puede también, entre otros, en los plenos del Ayuntamiento de Tacoronte y Arico.


Respecto a esta propuesta, el portavoz nacional de Sí se puede, Pablo Jerez, refiere que “ya existen iniciativas municipales que han propiciado el acto simbólico de colgar la bandera canaria en la fachada de Ayuntamientos, como ocurrió en 1979 cuando gobernaba el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria un alcalde de la Unión del Pueblo Canario (UPC)”. 

Igualmente, Jerez destaca que Sí se puede defendió una iniciativa en este mismo sentido durante el mandato pasado en el Ayuntamiento de La Laguna; entonces, la moción fue rechazada, sin embargo, la organización ecosocialista confía en que en esta ocasión, “las instituciones asuman el valor simbólico de una enseña que ya forma parte del imaginario colectivo del pueblo canario”.   

La iniciativa plantea reconocer la Bandera Nacional de Canarias como uno de los símbolos colectivos con los que se siente identificado el pueblo canario y, en virtud de este reconocimiento, enarbolar esta bandera en un lugar destacado de su sede central durante la semana del 22 de octubre de 2016 en conmemoración de su 52 aniversario.

El texto del acuerdo contempla que la bandera tricolor –blanco, azul y amarillo–, con siete estrellas verdes en posición circular sobre su franja central es “expresión de las luchas históricas que se han sucedido en el Archipiélago en favor de la instauración de la democracia, la libertad y la consecución de mayores cotas de bienestar para sus gentes, así como en pro de la construcción de una mayor hermandad entre las Islas”.

El objetivo de la moción es “contribuir a la promoción y preservación de todos aquellos símbolos populares que representen la identidad cultural de Canarias”, según se apunta en el texto de la moción, en el que se subraya que “indiscutiblemente, la bandera nacional canaria se ha convertido en un símbolo popular de gran arraigo y aceptación entre nuestra gente, en todo un referente para definir con una sola imagen cuanto entraña esa difusa conjunción de costumbres y memorias que, al fin y al cabo, constituyen esa suerte de gaveta de costurera que es la canariedad”.  

La conocida popularmente como la bandera de las “siete estrellas verdes” se creó en 1964 y surgió en plena dictadura franquista como encarnación de la lucha por las libertades en el Archipiélago, el derecho a decidir, y ligada entonces a movimientos políticos, culturales y sociales con aspiraciones que pasaban por reinstaurar la democracia en Canarias. 

El emblema ha sobrevivido a los propios grupos que la utilizaron por primera vez, y se ha asentado como insignia para la defensa de la identidad cultural de Canarias, está presente también en la inmensa mayoría de las movilizaciones sociales en las Islas, y se usa igualmente como distintivo en un sinfín de eventos que van desde lo ocioso a lo competitivo. 

Así, es recurrente su presencia en la mayoría de las fiestas isleñas, donde su uso se ha convertido en un consciente ejercicio de reconocimiento colectivo, en una afirmación en toda regla de pertenencia al Archipiélago, mientras que no son pocos los eventos deportivos en los que los propios atletas y los espectadores hacen uso de ella por el mero hecho de constatar la presencia en esos actos de profesionales o equipos procedentes de Canarias.