martes, 2 de agosto de 2016

Sí se puede denuncia que vecinos de El Sobradillo llevan más de diez años esperando por un parque público




Pedro Fernández Arcila señala a Gestur y al alcalde Bermúdez como responsables de este nuevo incumplimiento con el Distrito Suroeste

Sí se puede denuncia que vecinos de El Sobradillo llevan más de diez años esperando por un parque público. El portavoz de la organización ecosocialista en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Pedro Fernández Arcila, subraya el incumplimiento de Gestur en el compromiso de ejecutar un parque público entre las calles Reineta, Porrón y Sabina en el Distrito del Suroeste. La obra estaba considerada como prioritaria en el Convenio de Colaboración celebrado entre Gestur y el Ayuntamiento y aprobado por el pleno en abril de 2007.


Arcila ha destacado además la complacencia del alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, con esta empresa ya que, “en los cinco años de mandato no se ha dirigido en ningún momento a Gestur para reclamar el cumplimiento de esta obra esencial para la mejora de la calidad de vida de los vecinos del distrito, muy especialmente de los residentes más cercanos”.

Sí se puede recuerda que en los antecedentes del Convenio de Colaboración de 2007 se identificaban obras de urbanización y dotación de infraestructuras pendientes de ejecutar y previstas en el Plan Parcial del Polígono “El Rosario”, además de haberse elaborado un informe donde se detallaban estas actuaciones. Posteriormente, y con base en los informes técnicos preceptivos, se priorizaron una serie de obras, entre las que destaca la plaza entre las calles Porrón, Reineta y Sabina, valorada en aquel momento en 223.500 euros. 

A pesar de haberse establecido este carácter prioritario, nada se ha hecho. Gestur se ha dedicado, durante años, a vender parcelas y solares sin devolver a los vecinos parte de sus ganancias con la mejora de las dotaciones y espacios públicos, en una actuación especulativa de manual que ha desarrollado bien directamente, bien a través de una empresa intermediaria. Estas actuaciones “sitúan a Gestur en una evidente situación de ilegalidad, al incumplir una obligación, mientras que el Ayuntamiento, con su silencio, actúa como cómplice de esta situación”, destaca el concejal ecosocialista.