miércoles, 6 de julio de 2016

Sí se puede solicita la comparecencia de Correa para que dé cuenta de la autorización para fondeo de barcas en Las Teresitas




Pedro Fernández Arcila pide el proyecto ya entregado a la Subdelegación del Gobierno  


Sí se puede ha solicitado la comparecencia del concejal de Medio Ambiente, Sanidad y Accesibilidad, Carlos Correa, ante la Comisión de Control del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife que se celebrará el jueves 14 de julio, “para que dé cuenta del estado en el que se encuentra la autorización para el fondeo de barcas de recreo y de profesionales en la Playa de Las Teresitas”, según figura en la solicitud firmada por el portavoz de la organización ecosocialista en la corporación, Pedro Fernández Arcila.

Arcila recuerda en su petición que el pleno de abril pasado acordó efectuar los actos precisos para el balizamiento de la zona de baño en Las Teresitas, con el fin de separarla de la zona de fondeo para las embarcaciones y, al mismo tiempo, de garantizar un fondeo ordenado, con el que se evite que la Subdelegación del Gobierno retome la retirada de las embarcaciones fondeadas, como ya ha hecho.

El portavoz de Sí se puede pide que el grupo de gobierno entregue a todos los grupos municipales una copia del proyecto básico de balizamiento elaborado por personal técnico del ayuntamiento, ya remitido a la subdelegación.

El concejal de Sí se puede destaca que el compromiso del ayuntamiento incluye que en el plan de actuación se tenga en cuenta la preeminencia de los vecinos, la historia y tradición de las actividades náuticas de la zona, y la no discriminación respecto a otros núcleos costeros. A juicio de la organización ecosocialista, se deben establecer criterios de preferencia para el fondeo de las barcas, dando preferencia en primer lugar a las que pertenecen a los pescadores profesionales, a los que se les debe dar carácter definitivo a las autorizaciones provisionales que poseen en este momento.

En segundo lugar, Sí se puede considera que debe establecerse un criterio de preferencia hacia los titulares de embarcaciones de recreo que residan en el pueblo de San Andrés, o en los barrios y pueblos de Santa Cruz que conforman el litoral de Anaga, desde el tramo que va del barrio de La Alegría a Taganana.

Según han recordado Sí se puede e Izquierda Unida en una moción conjunta presentada en el pleno de abril pasado, la presencia de las embarcaciones en la entrada de la playa comenzó al principio de los años 70 del siglo pasado, cuando se hizo desaparecer la zona de varada tradicional de las barcas del pueblo de San Andrés, debido a la creación de la avenida. Desde su traslado a la zona más cercana, en Las Teresitas, la ubicación de las embarcaciones ha sido compatible con el baño y disfrute del mar, como en muchas otras zonas del Archipiélago, sin que los usuarios de la playa hayan sufrido algún percance de relevancia causado por las barcas.

Sí se puede considera que, en la definición de un proyecto fundamentado para Las Teresitas, es imprescindible establecer de forma clara la zonificación de los usos, así como la permanencia en la zona de una actividad clave para el desarrollo del pueblo de San Andrés como es la pesca profesional.