viernes, 8 de julio de 2016

Sí se puede preguntará a Garcinuño en la Comisión de Control por las licencias del CIE de Hoya Fría

 
Asun Frías plantea a Bermúdez que tome ejemplo de la “valiente” decisión de la alcaldesa de Barcelona al cerrar el centro en su ciudad


Sí se puede ha presentado una pregunta dirigida al concejal de Planeamiento Territorial y Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Carlos Garcinuño Zurita, para que detalle ante la Comisión de Control del próximo jueves 14 de julio si el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) instalado en la capital tinerfeña cuenta con licencias o autorizaciones administrativas, según figura en el documento firmado por la concejala ecosocialista en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife Asun Frías

Además, Frías consulta al responsable municipal de planeamiento, en caso de no contar con esas autorizaciones, si está permitido el empleo como CIE que se da actualmente a las instalaciones ubicadas en Hoya Fría y si el Plan General de Ordenación (PGO) contempla dicho uso en esa zona.

“Creemos que, en el caso de que el CIE de Hoya Fría no cuente con licencia, el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, debe tomar ejemplo de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha ordenado la clausura del CIE ubicado en la capital catalana por carecer de licencia urbanística e incumplir la normativa de Seguridad y Prevención de Incendios, algo que desconocemos en este momento si también ocurre en Santa Cruz de Tenerife”, apunta la concejala ecosocialista.

La decisión de Colau “muestra que, frente a la reclusión en centros que más parecen una cárcel que un espacio de acogida, se puede incluir a las personas migrantes en planes contra la exclusión social; para abordar la realidades causadas por los movimientos migratorios originados por la desigualdad y los conflictos de la globalización debe mejorarse las políticas sociales para todas las personas”, manifiesta.

Sí se puede ha expresado en distintas ocasiones “nuestro rechazo a las redadas racistas y las consiguientes detenciones en CIE, así como a las deportaciones forzosas a los países de origen y el genocidio migratorio en las fronteras, algo que es increíble que ocurra en la Europa del siglo XXI”, asegura Frías.

A juicio de Sí se puede, la reclusión de las personas migrantes, además de atentar contra los derechos humanos, no es una solución; por este motivo, la organización ecosocialista apuesta por impulsar una transición real hacia políticas humanitarias, en la que, junto a los cambios legislativos, es necesario que todas las administraciones comiencen a “actuar sin demora con decisiones valientes, como la puesta en marcha en Barcelona, actuaciones que deben ir seguidas de un plan de medidas sociales coherente con la decisión”.

Además, Sí se puede exige “políticas reales de integración que se basen en el respeto y que pongan fin a la xenofobia y al racismo institucional –indica la concejala–; es necesario que el gobierno del Estado, el actual y el próximo, se replantee la política sobre migración y hacia las personas refugiadas, y que se guíe en ello por la Declaración de Derechos Humanos”