martes, 14 de junio de 2016

Sí se puede propone en el Tagoror de Salud-La Salle la creación de un espacio comunitario e infantil en el barrio de Buenavista

La organización ecosocialista en el espacio de participación ciudadana propone también mejoras en materia de accesibilidad en Los Gladiolos y la Cruz del Señor







Sí se puede propone el martes 21 de junio en el Tagoror Salud-La Salle la creación de un espacio comunitario e infantil en el barrio de Buenavista y solucionar problemas de accesibilidad, integridad y seguridad de peatones en varios puntos del distrito, mediante la búsqueda de una alternativa urgente a distintas situaciones que se detallan en el documento.

Laura Tamayo, vocal ecosocialista en este espacio de participación ciudadana de Santa Cruz de Tenerife, pregunta también al concejal del distrito si existe una disposición real del grupo de gobierno municipal para crear la Casa de la Juventud en el Distrito Salud-La Salle y si es viable su instalación en la Casa Mascareño. Por su parte, Alonso Hernández, igualmente portavoz de Sí se puede en este espacio, preguntará sobre la inacción municipal ante conjunto de antenas de la calle Acentejo 12 del barrio Salud Alto, ubicadas a escasos metros de un colegio, y con emisiones por encima de las recomendaciones de la OMS.

Tamayo detalla que la propuesta para el barrio de Buenavista debería contar con módulos infantiles –como columpio, balancín, tobogán y otros–, un parque infantil de "tráfico" para uso de patinetes, bicicleta infantil, patines..., y pequeñas porterías o canastas de baloncesto. La portavoz plantea que la instalación podría habilitarse en zonas públicas vacías y sin uso, que están ocupadas por personas con hábitos no saludables. En concreto, apunta un área relativamente nueva, donde se usaron materiales de alta calidad y que está deteriorada por el desuso.

La propuesta defendida por Tamayo consiste en “mejorar el área de juegos existentes en la zona” mediante la habilitación de “espacios de uso comunitario que tan necesarios son para el uso recreativo de los jóvenes y niños/as así como adultos”, detalla la vocal en el escrito que presenta ante el Tagoror.

La propuesta de Hernández tiene en cuenta distintas situaciones que dificultan el tránsito de peatones en el barrio, a veces, con graves problemas de seguridad. Se propone solucionar de forma urgente la situación de la calle Alcalde Mandillo Tejera, donde residentes circulan por la calzada en una zona muy transitada por la presencia de un supermercado y dos colegios. Se incluye en la propuesta la creación o mejora de aceras y de los factores de seguridad vital no atendidos que afectan a la zona de Los Gladiolos, Somosierra y Tío Pino. Por último, señala un punto peligroso en la acera junto al paso de peatones que va desde la parada del tranvía de la Cruz del Señor a la calle Manuel de Falla, que mantiene una pendiente muy peligrosa para personas mayores o con movilidad reducida.

Preguntas
La consulta sobre la posible instalación de la Casa de la Juventud de Salud-La Salle en la Casa Mascareño parte de la consideración del estado de abandono de este edificio, a pesar de su protección por su valor patrimonial. La Casa se encuentra en estos momentos en “una situación Insostenible”, destaca Tamayo en su pregunta, lo que demuestra con varias reseñas en prensa que avalan esta afirmación.

La pregunta se fundamenta en “la necesidad de activar iniciativas con el colectivo de juventud que potencie oportunidades y actividades específicas según las necesidades particulares de los jóvenes”, indica la portavoz en el documento, quien recuerda que en noviembre de 2015 el pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife aprobó una moción de Sí se puede para el Impulso de Políticas de Juventud Participativas y Coordinadas, en la que se estableció la creación de una Casa de la Juventud en cada Distrito.

En las preguntas de Hernández sobre las antenas con emisiones nocivas en el distrito, el vocal destaca que vecinos y vecinas han recogido firmas desde 2014 y no ha habido respuesta por parte del Ayuntamiento. Igualmente, se pregunta por qué no se ha realizado un estudio y si están instaladas con permiso, al tiempo que señala que el vecindario está vendiendo sus casas y abandonando el lugar por temor a la cantidad de casos de cáncer en la zona en un plazo muy breve.