martes, 21 de junio de 2016

Sí se puede plantea en el Tagoror de Ofra-Costa Sur la mejora del Complejo Deportivo de Las Delicias



La organización ecosocialista pregunta por los controles del ayuntamiento sobre la distribución de alimentos para evitar irregularidades


Sí se puede propone este miércoles en el Tagoror de Ofra-Costa Sur la mejora del Complejo Deportivo Municipal de Las Delicias mediante la rehabilitación de sus instalaciones y la ampliación de su horario. Igualmente, Azahara Quintana, vocal de la organización ecosocialista en este espacio de participación ciudadana del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, preguntará por el control que ejerce la corporación para garantizar que la distribución de alimentos en diferentes barrios del distrito se haga con criterios adecuados y sin derroche de recursos públicos.

La propuesta de Sí se puede sobre el complejo deportivo de Las Delicias se basa en multitud de peticiones en este sentido recibidas por la organización ecosocialista por parte de personas usuarias del servicio, que se quejan del estado de deterioro y abandono de las instalaciones. Quintana llama la atención sobre el estado de la pista de atletismo, inutilizada para su uso, además de los vestuarios femeninos, abandonados hace años, y la inexistencia de agua caliente en los baños a pesar de contar con placas solares.

La vocal destaca también la arbitrariedad de los horarios de apertura, ya que se mantiene abierto solo de lunes a viernes, por las tardes, porque el personal que atiende las instalaciones es trasladado a otros centros deportivos los sábados, que es el día más adecuado para la celebración de competiciones, torneos y otros eventos deportivos en las disciplinas para las que está habilitado: atletismo, fútbol sala, hockey y baloncesto. Al respecto, Quintana se hace eco de las quejas de todo el vecindario, puesto que estos horarios restringidos han llegado a afectar a la actividad comercial de la zona.  

Distribución de alimentos
Respecto a la distribución de alimentos, la vocal destaca que ha recibido quejas en las que se apunta que algunas de las asociaciones que gestionan este servicio reparten los alimentos a familias a las que no les urge tanto, o que en ocasiones estos acaban siendo consumidos por personas pertenecientes a las propias asociaciones o, incluso, tirados a la basura.


Quintana recuerda que estos productos proceden, en su mayoría, del Banco de Alimentos, ONG subvencionada por el ayuntamiento y otras administraciones públicas y que se surte del Programa Operativo del Fondo de Ayuda Europea para las personas más desfavorecidas, de ahí que Sí se puede pregunte qué controles practica la corporación para evitar estas situaciones de aprovechamiento o de derroche de los recursos públicos.