jueves, 21 de abril de 2016

Hernández denuncia el abandono de la ciudadela de Las Tribulaciones, supuestamente protegida por el PEP



* El olvido llega a tal punto que por el callejón no pasa ni el servicio de limpieza

* El edil de Sí se puede preguntará al Pleno por qué el Ayuntamiento no interviene para evitar la ruina y dotar al callejón de alumbrado y alcantarillado

Eligio Hernández Bolaños, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, denunció hoy el estado de total abandono que sufre la ciudadela del callejón del Señor de las Tribulaciones, en el Conjunto Histórico de El Toscal, una propiedad de titularidad municipal que cuenta, en teoría, con grado de protección parcial en el Plan Especial de Protección (PEP) del municipio, pese a lo cual no dispone de alcantarillado ni alumbrado público. “El abandono llega hasta tal punto que por ahí no pasa ni el servicio municipal de limpieza”, lamenta el edil en una pregunta sobre este problema que presentará al próximo Pleno ordinario.


En su pregunta, el concejal cuestiona al grupo de gobierno sobre las razones por las que el Ayuntamiento no interviene en la ciudadela para evitar la ruina de los inmuebles y para dotar al callejón de alumbrado público y alcantarillado. Asimismo, quiere saber cuál es la razón por la que los servicios municipales de limpieza no actúan en este espacio. Pese a la protección reflejada en el PEP, “parece que se pretende dejar morir esta ciudadela –afirma Hernández– hasta que en el año 2023, según el propio PEP y si se tienen los más de 600.000 euros que costaría la obra, se ejecute la actuación unitaria prevista para materializar una escuela infantil”.

La de Las Tribulaciones es una de las cuatro ciudadelas que aún perviven en el Conjunto Histórico de El Toscal y la que peor estado presenta. “Lo grave del asunto es que es un bien de titularidad municipal adquirido hace más de cinco años mediante expropiación y con un coste superior al medio millón de euros”, indica Hernández en el texto de su pregunta.
Desde entonces, según los vecinos, “allí la única intervención del Ayuntamiento fue pintar un grafiti –añade el edil–. Ni siquiera se ha puesto el punto de luz aprobado hace tres años en el Tagoror del distrito a iniciativa de Sí se puede, ni por supuesto se ha intervenido para evitar la ruina de muchos de los inmuebles o simplemente para ejecutar alguna obra que pudiera resolver el encharcamiento que sufre el callejón cada vez que llueve copiosamente en Santa Cruz”.

Buenos propósitos olvidados
La situación de la ciudadela se eterniza pese a los acuerdos adoptados por el Pleno de la Corporación, entre ellos una moción institucional del pasado 25 de septiembre de 2015 en defensa del patrimonio histórico del municipio. Entre los puntos aprobados entonces existían referencias al derecho de las generaciones futuras a disfrutar del patrimonio histórico, a que los conjuntos históricos debían ser rehabilitados para volver a ser ciudad y no como meros parques temáticos o escaparates, “y así un sinfín de buenos propósitos que parecen caer en saco roto cuando se contempla el aspecto de esta ciudadela”, concluye el edil.