viernes, 18 de marzo de 2016

Frías pide que se asuman responsabilidades políticas en la Sociedad de Desarrollo y que no haya despidos



* El informe del interventor señala graves deficiencias en la gestión, pero el alcalde no lo escucha y sigue empeñado en privatizar el servicio
* Sí se puede afirma que la auditoría de PwC es una chapuza y reclama que se haga una seria antes de tomar cualquier decisión
Reunión de Sí se puede e IU con el Comité de Empresa, el miércoles.
Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, dijo hoy que el equipo de gobierno del Consistorio debe asumir responsabilidades políticas y no seguir adelante con su pretensión de despedir a ocho personas de la plantilla de la Sociedad de Desarrollo. En su lugar, debe atender seriamente a las advertencias que aparecen en el informe del interventor municipal, en el que se detallan graves deficiencias en la gestión de las que no son responsables los trabajadores y trabajadoras de esta entidad, sino la dirección.


Pese a la contundencia de las conclusiones del interventor, el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, y su equipo han hecho una interpretación sesgada de estas, entresacando interesadamente una parte sin tener en cuenta la totalidad, para que sea el colectivo de profesionales el que pague los platos rotos de la situación actual, lo que, en definitiva, esconde la pretensión del pacto CC-PP de seguir privatizando servicios públicos, algo a lo que Sí se puede se opone frontalmente. “Aquí nadie asume sus responsabilidades –lamentó Frías– ni afronta la necesidad de dar un giro en la dirección estratégica ni en la gestión económica de la Sociedad sin que ello suponga tener que hacer despidos”.

El informe del interventor, relativo a la ejecución de la financiación municipal por parte de la Sociedad de Desarrollo en 2014, señala que “podría concluirse que la Sociedad de Desarrollo o no ha tenido capacidad de gestión de los proyectos o las transferencias a su favor no se han utilizado para el destino para el que se concedieron, entendiendo que puede haberse minorado la tensión de tesorería con que ha contado tradicionalmente la Sociedad municipal”.

Esta contundencia contrasta con la auditoría de la consultora externa Pricewaterhouse Coopers (PwC), que Sí se puede tacha de chapuza por sus múltiples errores, desde el análisis de cargas de trabajo hasta el estudio retributivo. Pese a que la organización ecosocialista solicitó en enero al alcalde tanto el contenido exacto de la auditoría como su coste, tal información no ha sido facilitada, lo que constituye un ejemplo más de la falta de transparencia del Gobierno local.

No obstante, de la presentación realizada en el 8 de enero por la consultora y de lo que ha trascendido hasta ahora se puede concluir que es necesaria una auditoría “seria y de verdad”, así como tener en cuenta la voz del Comité de Empresa –“que ha demostrado ser más creíble que la de la dirección”, según Frías– antes de tomar una decisión definitiva. Sí se puede e IU del Ayuntamiento mantuvieron el pasado miércoles una reunión con el Comité de Empresa en la que manifestaron su apoyo a los trabajadores y trabajadoras, lo mismo que hizo Frías ayer en la sesión que celebró el Consejo de Administración de la Sociedad de Desarrollo.