miércoles, 9 de marzo de 2016

Arcila pregunta por qué Arteaga ha paralizado durante ocho meses una propuesta de sanción a Emmasa



* El portavoz ecosocialista ha pedido la comparecencia del concejal de Servicios Públicos en la Comisión de Control de mañana
* “El equipo de gobierno es una subcontrata de Sacyr-Vallehermoso”, afirma el edil de Sí se puede
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, ha pedido la comparecencia del edil de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, en la Comisión de Control de mañana para que explique la situación actual del expediente incoado a la empresa Emmasa por ceder a la sociedad Santacrucera de Aguas S. L., perteneciente a  Sacyr-Vallehermoso, el uso de varios locales de titularidad municipal ubicados en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Buenos Aires. Según Arcila, Arteaga ha retrasado durante ocho meses una propuesta de sanción a Emmasa por este concepto, valorada en 150.000 euros.


Esta forma de actuar de Sacyr-Vallehermoso, que se enmarca en la dinámica habitual de la multinacional de eludir de manera sistemática el cumplimiento del contrato por el cual se hizo con la mayoría de las acciones de Emmasa, fue detectada por Arcila el pasado noviembre, mes en el que solicitó información al Ayuntamiento sobre la ocupación de varios locales y dependencias municipales por parte de Santacrucera de Aguas S. L. –sociedad que también pertenece a Sacyr–, dado que esta cesión de espacios había sido causa de un informe jurídico municipal, en julio del año pasado.

En este expediente se comprueba que Dámaso Arteaga paralizó una propuesta de resolución que debía elevarse a la Junta de Gobierno y en la que se ordenaba recuperar el local municipal y desahuciar a la empresa privada del grupo Sacyr, además de multar a Emmasa con 150.000 euros. Es en noviembre –mes en el que Sí se puede pide copia del informe– cuando Arteaga desautoriza de su puño y letra el parecer de tres funcionarios locales, “lo que pasará a los anales del Ayuntamiento como el mayor disparate documentado de un concejal de gobierno”, afirmó hoy el portavoz ecosocialista.

Días atrás, pasados ocho meses desde que comenzó la paralización de este expediente y tras ser difundida esta noticia en los medios de comunicación, Arteaga ha afirmado que el proceso sancionador sigue adelante. Ante este nuevo episodio de contradicciones y sumisión del Ayuntamiento a los intereses de Sacyr, Arcila ha pedido la comparecencia del edil de Servicios Públicos para que informe a los grupos municipales de cuál es el estado actual de dicho expediente.

El uso de parte de las instalaciones de la depuradora por Santacrucera de Aguas es consecuencia de un contrato firmado con Emmasa en el año 2012 sin la preceptiva autorización del Consistorio, según revelaba el informe jurídico de julio del año pasado, elaborado por técnicos del Área de Servicios Públicos del Ayuntamiento y rechazado por Arteaga cuatro meses después por considerar que estaba desactualizado. Según este documento, la Corporación ni siquiera tenía conocimiento de la existencia de este contrato, que además es contrario al pliego de condiciones que rige el servicio que presta Emmasa.

Arcila señaló hoy que este tipo de acciones pone de manifiesto una vez más el descaro con el que la multinacional Sacyr-Vallehermoso viene actuando en Santa Cruz desde que se hizo con el control del ciclo integral del agua. “Estamos ante unos auténticos sátrapas del agua –denunció el edil– y hay que reconocer que el alcalde, José Manuel Bermúdez, está logrando que el equipo de gobierno se convierta en una subcontrata más del grupo Sacyr-Vallehermoso”.