jueves, 4 de febrero de 2016

Frías exige rectificar la ordenanza de escuelas infantiles para que se pueda garantizar la gratuidad



* La aprobación inicial de esta normativa se contradice con la promesa del alcalde de que se mantiene el carácter gratuito
* Sí se puede lleva el debate a la próxima Comisión de Control y pide la comparecencia del concejal de Servicios Sociales
Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, ha exigido hoy al grupo de gobierno que rectifique y corrija la ordenanza reguladora de la tarifa de las escuelas infantiles del municipio de tal manera que se garantice la gratuidad de este servicio, tal y como viene sucediendo hasta ahora. Según Frías, la aprobación inicial de esta normativa se contradice con la promesa del alcalde, José Manuel Bermúdez, de que se mantiene el carácter gratuito.


La concejala ecosocialista considera que existe una clara contradicción entre el contenido de la ordenanza y las palabras del alcalde. Durante el Pleno del pasado viernes, en el que se aprobó inicialmente este documento, y posteriormente a través de una nota de prensa, Bermúdez afirmó que con esta nueva reglamentación se garantiza la gratuidad del servicio, pero Sí se puede afirma que si la ordenanza entra en vigor sin cambio alguno, habrá familias que ahora mismo no pagan y que, con la norma en la mano, tendrán que hacerlo.

Ante las contradicciones del grupo de gobierno, especialmente las del edil de Servicios Sociales, Óscar García, que además hizo afirmaciones inapropiadas en el Pleno, como que era “educativamente positivo” que determinadas familias con bajos recursos paguen, Frías ha pedido la comparecencia del concejal en la próxima Comisión de Control para que aclare si el Ayuntamiento va a dar continuidad a la gratuidad y, en caso afirmativo, explique por qué aprobó el copago en el Pleno. La concejala también quiere saber qué formulas va a aplicar el Gobierno local para que todas las familias queden exentas.

Frías advirtió hoy que, salvo excepciones, si se llegase a la aprobación definitiva de la ordenanza manteniendo el texto inicial, familias con ingresos brutos mensuales superiores al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), que se sitúa en 532,51 euros, tendrían que pagar por este servicio de educación infantil, de tal manera que la nota de prensa enviada el mismo viernes por el grupo de gobierno, en la que se afirma que “el Ayuntamiento garantiza la gratuidad de las escuelas infantiles a sus usuarios” es “cuando menos sorprendente”, afirmó la concejala.

En esa información se indica además que, con la nueva ordenanza, el Ayuntamiento “mantiene o amplía las bonificaciones existentes, que garantizan su gratuidad para todos los usuarios actuales”. Al respecto, Frías aclaró que “esas afirmaciones parten de un error, dado que hasta ahora el servicio ha sido gratuito para todas las unidades de convivencia, por lo que no cabe afirmar que las bonificaciones vayan a mantenerse ni, muchísimo menos, a ampliarse con la ordenanza aprobada”.