viernes, 22 de enero de 2016

Sí se puede propone al Pleno implantar un sistema de recogida selectiva de residuos puerta a puerta



* En algunos municipios en los que funciona, el reciclado supera el 80%
* El PaP genera más empleo que el modelo de contenedores
* La ciudad se sitúa a la cola en el cumplimiento de lo que ordena la UE

Eligio Hernández Bolaños, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, presentará al Pleno ordinario de este mes una moción en la que propone la implantación progresiva en el municipio de un sistema de recogida selectiva de residuos denominado “puerta a puerta”, conocido como PaP, cuya eficacia ya se ha demostrado en otras ciudades del Estado, donde la concienciación ciudadana ha logrado índices de reciclado que en algunos casos supera el 80%.


En esencia, el PaP consiste en la entrega segregada de las distintas fracciones de los residuos en cada domicilio, con un calendario preestablecido y sobre las que se debe poder efectuar un mínimo control de calidad. Para su implantación es preciso un arduo trabajo previo de concienciación y sensibilización, ya que, como indica Bolaños en su propuesta, “se trata de un cambio de paradigma donde el reciclaje deja de ser cuestión de voluntarismo y pasa a ser un deber del ciudadano”. Por ello, la idea es comenzar con un proyecto piloto en al menos dos pueblos o barrios.

A pesar de lo complejo de este cambio de modelo, el PaP ha supuesto un éxito en otros municipios del Estado, en los que no solo se han incrementado drásticamente los niveles de reciclaje –en algunos casos superiores al 80%–, sino que se han obtenido beneficios socioeconómicos evidentes, pues los costes globales de la gestión por habitante resultan menores que los del sistema de contenedores y se generan más empleos.

A la cola en gestión de residuos
Bolaños recuerda que, pese a las informaciones autocomplacientes que periódica­mente difunde el Ayuntamiento sobre el reciclado de residuos en la ciudad, las cifras demuestran que la capital tinerfeña se encuentra en el vagón de cola de las capitales de provincia en cuanto al cumplimiento de las exigencias de la Comisión Europea en esta materia. Como ejemplos de esta realidad, el edil señala que la media de reciclaje de envases ligeros en estas ciudades está en 11,1 kilogramos por habitante y año frente a los 6,4 de Santa Cruz; en cuanto al papel-cartón, la media se sitúa en 16,6 kilogramos frente a los 10,3 de la capital tinerfeña; y en vidrio, la relación es de 13,2 frente a siete.

La propuesta de Bolaños contempla impulsar durante este año, en colaboración con el Cabildo Insular de Tenerife o motu proprio, una campaña divulgativa y de sensibilización para a continuación implantar progresivamente el PaP, empezando por un proyecto piloto en al menos dos pueblos o barrios durante un año. Asimismo, en los pueblos o barrios donde finalmente se implante este proyecto, se bonificaría la tasa de residuos sólidos urbanos en un 50% durante su periodo de duración.

Por último, el concejal señala que Sí se puede no es contraria a la inclusión del quinto contenedor (contenedor marrón), anunciada por el concejal Dámaso Arteaga en la Comisión de Control celebrada el pasado 14 de enero, pero cree que el grupo de gobierno debería optar por darle prioridad a la implantación del sistema PaP.