lunes, 16 de noviembre de 2015

Sí se puede pide nuevos criterios en la gestión de Valle Colino, cuyo convenio caduca el 31 de diciembre



Eligio Hernández pregunta qué fórmula se seguirá en los próximos años para el funcionamiento del albergue de animales
Eligio Hernández Bolaños, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, cree necesario un nuevo enfoque en la gestión del albergue de animales de Valle Colino, cuyo convenio concluye el próximo 31 de diciembre después de que en julio pasado se prorrogase el acuerdo suscrito entre la Corporación y la Federación Canaria de Asociaciones Protectoras de Animales y Plantas (FECAPAP), que lleva las riendas de este centro comarcal desde hace diez años.

Ante el final de este convenio, no prorrogable, y la apertura de un nuevo procedimiento, Hernández quiere saber mediante qué figura jurídica y en qué términos se tiene previsto gestionar el refugio de animales, por lo que ha registrado una pregunta para que sea respondida en el Pleno ordinario de este mes. En su pregunta, el edil ecocosialista también pide al grupo de gobierno una evaluación de la gestión desarrollada por la citada federación.

Sobre el futuro de Valle Colino, el concejal cree que, sea cual sea el procedimiento que se siga para adjudicar su mantenimiento y servicios, el Ayuntamiento debería establecer condiciones para que existan mayores niveles de transparencia en la gestión y mayor claridad y exigencia en los procedimientos. Entre las mejoras deseables, Hernández propone más facilidad para la rastreabilidad de los animales desde su recogida hasta la adopción, si se produce; protocolos mejor definidos que eviten discrecionalidades; y posibilidad de eliminar la opción de la eutanasia, como se hace en los albergues del Cabildo Insular de Tenerife.

En cuanto a la fórmula para la adjudicación del servicio, Bolaños recuerda que el actual convenio, firmado entre el Ayuntamiento, la FECAPAP y las corporaciones de La Laguna, Tegueste y el Rosario, contempló la concesión directa, “obviando otros mecanismos o, incluso, figuras jurídicas”, señala el edil en su pregunta. Para la próxima adjudicación, el edil cree que, tras diez años con la federación al frente del refugio, “el Ayuntamiento tiene que abrir la posibilidad de gestionar el albergue a otras protectoras de animales, mediante la concesión de la subvención a través del régimen de concurrencia competitiva, pudiéndose presentar quien quiera en igualdad de condiciones”.

Existe, asimismo, otra posibilidad, que es la encomienda a una empresa pública o la firma de un convenio entre las Administraciones implicadas para gestionar el albergue a través de un consorcio, lo que evitaría que el servicio fuera a parar a una empresa privada, una posibilidad a la que Sí se puede se opone.