miércoles, 21 de octubre de 2015

Yaiza Afonso preguntará al Pleno por las promesas en accesibilidad para la calle Guadalhorce, en Salud Alto



El barrio lleva diez años esperando por unas obras que no llegan
Calle Guadalhorce.
Yaiza Afonso, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, preguntará en el Pleno ordinario del próximo día 30 por los proyectos de accesibilidad para la calle Río Guadalhorce, en el barrio de La Salud Alto, unas obras de mejora por las que vecinos y vecinas llevan esperando desde hace diez años y que no se hacen realidad pese a que el Ayuntamiento ha presentado diversas ideas que no se han materializado.

Afonso señala en su pregunta que el barrio de La Salud es uno de los más afectados por problemas de accesibilidad. Con una orografía compleja por su ubicación en la ladera de una montaña y con una población de mucha edad, los vecinos y vecinas de la calle citada llevan años esperando por una solución que no llega, pese a que el Pleno aprobó en 2011, a petición de Sí se puede, emprender “por la vía de urgencia las obras públicas dirigidas a la eliminación de barreras y a la incorporación de señalización adecuada en aquellos lugares en que se está poniendo en grave riesgo la salud de una parte de nuestra población”.

La concejala indica que en la calle Río Guadalhorce se producen graves problemas de acceso para ambulancias y equipos médicos, además de que el tránsito con silla de ruedas es imposible. Las personas afectadas han informado a Sí se puede que el Ayuntamiento les ha presentado proyectos concretos de accesibilidad, pero todos ellos han quedado “en el cajón al no acometerse ningún tipo de obras al respecto”.

La organización ecosocialista, que el pasado verano mantuvo una reunión con habitantes de la zona, estima que estas deficiencias afectan a cerca de mil vecinos y vecinas y que, por ello, “se trata de un problema real y muy preocupante para el conjunto del barrio”, afirma Afonso. La concejala recuerda que el edil del grupo de gobierno Dámaso Arteaga y técnicos municipales “estuvieron en la precampaña viendo el terreno para estas futuras obras, lo que hizo pensar a la población del barrio que era inminente el inicio de las obras, pero ahora se preguntan si solo fue un engaño preelectoral”, concluye.