martes, 20 de octubre de 2015

Sí se puede propone un IBI social, con ayudas a las familias con dificultades para hacer frente al impuesto



Los dueños de casas vacías también se beneficiarían si incorporan sus propiedades a una bolsa municipal de viviendas sociales
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, propuso hoy la formulación de un “IBI social” que vaya en beneficio de aquellas personas y familias que tienen problemas económicos para afrontar el pago de este gravamen (Impuesto de Bienes Inmuebles). Tras abstenerse, durante el Pleno extraordinario de hoy, en la votación para la modificación de la ordenanza fiscal reguladora del IBI, los ediles de Sí se puede manifestaron la necesidad de dar un giro social a la gestión de este impuesto.

La propuesta de Arcila va en la misma línea que la anunciada el pasado verano por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, que a partir del año próximo subvencionará entre el 75% y el 100% del IBI para familias necesitadas del municipio. “Habrá que ajustar esta idea a la realidad socioeconómica de Santa Cruz, pero partimos de la base de que la iniciativa de Las Palmas debe ser asumida por nuestra ciudad”, afirmó el portavoz de Sí se puede.

Para ello, sería necesario crear una partida económica que permita establecer las subvenciones, al tiempo que se desarrollaría una ordenanza específica para el reparto de estas ayudas basado en los ingresos económicos de las familias. Si en Las Palmas la reserva para estas subvenciones es de dos millones de euros, en el caso de la capital tinerfeña será preciso hacer un cálculo con base en la disponibilidad económica del Consistorio y la realidad social del municipio.

Viviendas vacías
Por otra parte, el IBI social que plantea Sí se puede incluye el establecimiento de una línea de ayudas económicas para el pago de este impuesto a los propietarios de aquellos inmuebles vacíos que sean puestos a disposición de una bolsa municipal de viviendas sociales. De esta bolsa, destinada a personas y familias con pocos recursos económicos, quedarían excluidas las entidades financieras y los fondos de inversión, “pues no se trata de propietarios convencionales de casas que por diferentes circunstancias están vacías, sino de especuladores que juegan, para su propio beneficio, con un derecho fundamental como es el de una vivienda digna”, indicó el concejal.

Arcila recordó que la Ley estatal de Haciendas Locales no se ha desarrollado reglamentariamente de manera que los ayuntamientos puedan promover por la vía fiscal la ocupación de viviendas vacías, por lo que la medida que propone Sí se puede se convierte en una alternativa oportuna para que Santa Cruz acometa una tarea fundamental como es la de darle uso social a los inmuebles desocupados del municipio.