viernes, 23 de octubre de 2015

Pedro Arcila llevará al Pleno una moción en la que propone no liberalizar los horarios comerciales



* Varios estudios señalan que solamente los grandes almacenes pueden asumir sin pérdidas el aumento del horario
* La ampliación no ha sido demandada desde el sector vecinal y sindical ni desde la inmensa mayoría del comercio local
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, llevará al Pleno del próximo día 30 una moción en la que pide que el Consistorio garantice que durante el mandato 2015-2019 no se va a ampliar la Zona de Gran Afluencia Turística ni se va a aumentar, por tanto, el ámbito de liberalización de los horarios comerciales.

Esta propuesta va en consonancia con el debate abierto en las últimas semanas acerca de la posibilidad de ampliar los citados horarios, un extremo que, según Sí se puede, afectaría negativamente al pequeño y mediano comercio local, que no estaría en condiciones de competir con los grandes almacenes a la hora de abrir en domingos y festivos. Sobre este extremo, cabe señalar que la Junta Directiva de la Federación de Asociaciones de Comercio de Santa Cruz manifestó ayer mismo su “desacuerdo unánime” a la apertura de las grandes superficies los domingos”.

El daño que sobre el pequeño comercio generaría la liberalización está demostrado por distintos informes que reconocen que solamente los grandes almacenes pueden asumir sin pérdidas el aumento del horario comercial. Raúl Ramos, profesor titular de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona, concluyó, en un estudio publicado en 2013, que la “menor regulación alteraría la estructura del sector a favor de las grandes superficies”.

En el caso de Santa Cruz, la crisis ya ha destruido miles de empleos en el comercio local, por lo que el Ayuntamiento “ha de defender y proteger el que queda e intentar que vaya en aumento, no ceder a las presiones de un par de multinacionales radicadas en la ciudad, que serían las únicas que se beneficiarían de la ampliación de la Zona de Gran Afluencia Turística y, por tanto, de los horarios comerciales, lo que les permitiría obtener una posición de mayor dominio en el sector”, afirma Arcila.

De hecho, añade el concejal, la ampliación que se debate en estos días “no ha sido demandada desde sectores vecinales-consumidores, sindicales ni desde una mayoría del comercio local”. Arcila considera que “hay razones de peso, desde esos tres ámbitos, para preferir el descanso domingos y festivos”. Así lo reflejó el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en 2011 al constatar que la mayoría de la población estaba en contra de la libertad de apertura y cierre de los establecimientos comerciales.

Ese mismo estudio arrojaba datos como que un 61,3% de las personas encuestadas no se sentían nada perjudicadas por la limitación de la apertura de los comercios en domingos y festivos, un 26,2% se consideraba poco perjudicada, un 7,8%, bastante, y solamente un 2% se manifestaba como muy perjudicada.