jueves, 8 de octubre de 2015

Hernández pide cumplir la normativa en relación con la emisión de ruidos de las plataformas petrolíferas



Reclama que se compatibilice la actividad portuaria con el descanso
Eligio Hernández Bolaños, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, ha reclamado del grupo de gobierno que tome todas las medidas a su alcance para evitar las molestias que la reparación de una plataforma petrolífera en el muelle de El Bufadero está causando entre los vecinos y vecinas del barrio de María Jiménez, especialmente debido a los ruidos que esta instalación produce en horario nocturno.

Entre estas medidas, Hernández pide al Ayuntamiento que exija a la Autoridad Portuaria de Tenerife el cumplimiento de las ordenanzas municipales, que establecen claramente el derecho de las personas al descanso, determinan límites en la emisión de ruidos y contemplan sanciones en caso de incumplimiento. Al respecto, el edil manifiesta el apoyo de su organización a la actividad portuaria por los beneficios económicos que conlleva, pero siempre y cuando esta se lleve a cabo con un escrupuloso respeto a la legalidad.

Cabe recordar que el Pleno del Ayuntamiento acordó en septiembre de 2013, a propuesta de Sí se puede, incluir específicamente en su mapa de ruido –en aquel entonces en fase de aprobación inicial– la actividad industrial, incluida la nocturna, que genera el muelle de El Bufadero. Antes de eso, el mapa no hacía la más mínima mención esta infraestructura, algo que también fue ignorado en la declaración de impacto ambiental de la obra emitida en 2008. El mapa de ruido fue aprobado de manera definitiva el 9 de mayo de 2014.

Plan Especial del Puerto
De otro lado, Hernández recordó que el vigente Plan Especial del Puerto contempla que, en caso de que se incorpore un nuevo foco de ruidos, es necesario  “valorar a nivel de proyecto el impacto acústico”, algo que hasta el momento no se ha hecho con las plataformas petrolíferas, como queda de manifiesto en un plano anexo a la “Evaluación del ruido ambiental originado por la actividad del puerto de Santa Cruz de Tenerife”, del propio Plan Especial. Por todo ello, “el Ayuntamiento debe preguntar si se valoró el impacto acústico de las plataformas y si se está cumpliendo con lo establecido por el Plan Especial en materia de ruidos”, señaló el edil.

Pese a la inacción del Consistorio en este problema, Hernández advierte de que no se trata de un asunto que le resulte ajeno a la Corporación, pues durante la tramitación del Plan Especial del Puerto, la Gerencia de Urbanismo ya expresó su preocupación por el hecho de que la memoria medioambiental del citado documento “no plantea soluciones al ruido producido por las instalaciones y actividades portuarias” y no se establecen medidas correctoras específicas que solucionen los ruidos, “específicamente en horario nocturno”.