lunes, 5 de octubre de 2015

Arcila pregunta qué se ha hecho ante el vertido de aguas residuales sin tratar junto a Las Teresitas



El edil pide que Dámaso Arteaga responda en la Comisión de Control
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, ha presentado una pregunta por escrito ante la Comisión de Control para saber qué ha hecho el grupo de gobierno en relación con los vertidos de aguas residuales sin tratar detectados a finales del mes pasado en la zona de San Andrés, lo que obligó a cerrar al baño parte de la playa de Las Teresitas.

En su pregunta, Arcila desea saber exactamente “qué acciones ha desarrollado el equipo de gobierno ante el vertido de aguas residuales sin tratar, provenientes de San Andrés, en un lugar cercano a la Zona de Especial Conservación Sebadales de San Andrés y a 500 metros, aproximadamente, de la playa de Las Teresitas”. La pregunta va dirigida al concejal de Bienestar Comunitario y Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, y deberá ser respondida en la sesión de la Comisión de Control del próximo jueves.

Cuando se detectó contaminación por E. coli en una parte de Las Teresitas, Arcila ya denunció que esta se debía a un vertido proveniente de una conducción de desagüe de la empresa de aguas Emmasa existente en la zona del Instituto Español de Oceanografía y que expulsa directamente en la orilla, no a través de un emisario, unas aguas que no cuentan con el tratamiento previo adecuado.

Arcila considera que estos vertidos podrían ser constitutivos de un presunto delito ambiental, dado que afectan a una zona de baño, la principal de Santa Cruz, y a la Zona de Especial Conservación Sebadales de San Andrés. Según se señala en el Censo de Vertidos de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, este vertido tiene un caudal de 28,16 metros cúbicos por hora de agua residual urbana, afecta al baño y la pesca en una zona urbana y presenta olores y sólidos, grasas o espumas, razón por la que tiene la calificación de “muy grave”.

“Hay que señalar que no se trata de un emisario, lo que significaría que las aguas residuales se verterían a 500 metros de la costa, sino de una conducción de desagüe, que, como indica la ficha del censo de la Viceconsejería, se vierte en la misma orilla”, aclaró Arcila, que llamó la atención sobre el afán del grupo de gobierno por ocultarle a la ciudadanía e incluso a la prensa la verdadera causa de la contaminación al afirmar que esta provenía de un buque.