miércoles, 28 de octubre de 2015

Arcila pregunta qué ha hecho el Ayuntamiento para acabar con los ruidos del puerto en María Jiménez



El barrio sigue soportando la actividad portuaria incluso de noche
El puerto visto desde María Jiménez.
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, preguntará en el Pleno ordinario del próximo viernes qué medidas ha adoptado el grupo de gobierno para evitar los ruidos que genera la actividad portuaria en la zona del barrio de María Jiménez y poder garantizar de este modo el derecho vecinal al descanso.

La pregunta es consecuencia de las quejas que los vecinos y vecinas del barrio vienen manifestando desde hace tiempo por los constantes ruidos que ocasiona la actividad del puerto, tanto de día como de noche, algo que ya fue denunciado este mismo mes por el también concejal de Sí se puede Eligio Hernández Bolaños. Los ruidos se han intensificado desde que comenzaron las reparaciones de plataformas petrolíferas en la zona portuaria de la capital tinerfeña.

Arcila le recuerda al grupo de gobierno que el descanso es un derecho de todas las personas y que su conculcación puede derivar en graves problemas para la salud, tal y como han señalado diversos informes de organismos internacionales, entre otros la Organización Mundial de la Salud (OMS), por lo que advierte al alcalde, José Manuel Bermúdez, que el Ayuntamiento debe tomarse muy en serio las demandas del barrio y exigirle a la Autoridad Portuaria que solucione este problema.

Mapa de ruido
El Pleno del Ayuntamiento acordó en septiembre de 2013, a propuesta de Sí se puede, incluir específicamente en su mapa de ruido –en aquel entonces en fase de aprobación inicial– la actividad industrial, incluida la nocturna, que genera el muelle de El Bufadero. Antes de eso, el mapa no hacía la más mínima mención esta infraestructura, algo que también fue ignorado en la declaración de impacto ambiental de la obra emitida en 2008. El mapa de ruido fue aprobado de manera definitiva el 9 de mayo de 2014.

Esta no es la primera acción de Sí se puede en defensa de la ciudadanía en relación con los ruidos que genera la actividad industrial: durante el mandato pasado, la organización ecosocialista llevó a cabo una intensa campaña contra las molestias ocasionadas por la cementera de Cueva Bermeja. Este trabajo de apoyo a los vecinos y vecinas sirvió para que se analizara la problemática del ruido en Santa Cruz en el marco de la comisión bilateral Ayuntamiento-Gobierno de Canarias sobre calidad ambiental.