miércoles, 2 de septiembre de 2015

Sí se puede se personó hoy en las diligencias previas por el asunto de los vertidos de aguas residuales



Arcila afirma que “todos los problemas que le da Emmasa a Santa Cruz desaparecerán cuando la ciudad recupere la empresa”
Foto: Diario de Avisos.
Sí se puede en Santa Cruz de Tenerife se ha personado hoy en las diligencias previas incoadas en el Juzgado de Instrucción número 3 de la capital tinerfeña en relación con la gestión de las aguas residuales por parte de la empresa Emmasa. Tal y como anunció el pasado mes de julio, el concejal de Sí se puede en Santa Cruz Pedro Fernández Arcila señaló hoy que la intención de la organización es defender  los intereses municipales.
Arcila lamentó hoy que los responsables municipales no defiendan los intereses de la ciudadanía en relación con las deficiencias en la gestión de la depuración de las aguas residuales. “Como viene siendo la tónica desde hace años, Coalición Canaria baja la cabeza ante la multinacional Sacyr-Vallehermoso en lugar de exigirle que cumpla con el servicio por el que le pagan todos los chicharreros”, dijo el edil.
La organización ecosocialista pondrá a disposición de la justicia toda la documen­tación de la que dispone sobre este asunto y que señala graves irregularidades que supondrán multas cuantiosas para distintas administraciones implicadas y el agrava­miento de la situación procesal de responsables políticos municipales que en estos momentos ya están imputados por este caso. “Todos los problemas que le da Emmasa a Santa Cruz desaparecerán cuando la ciudad recupere la empresa”, afirmó el concejal.
20.000 metros cúbicos de aguas negras
La nefasta gestión de Sacyr-Vallehermoso al frente de Emmasa está haciendo posible que cada día se viertan al mar 20.000 metros cúbicos de aguas negras sin depurar, lo que supone más de dos tercios del total de la que produce el municipio, y ello a pesar de que existen varios informes que señalan que la depuradora del barrio de Buenos Aires tiene capacidad para tratar más agua de la que en la actualidad procesa antes de su emisión al mar.
Distintos informes técnicos, del Ayuntamiento y de Emmasa, indican que la estación depuradora de Buenos Aires tiene capacidad para asumir el ciclo de las aguas residuales que se producen en la zona baja de Santa Cruz –alrededor de dos tercios de las generadas en el municipio–, con lo que es posible evitar su vertido directo al mar en la zona de La Hondura desde la estación de tratamiento y bombeo situada en Cabo Llanos, que no cumple su función de bombear las aguas residuales hasta la depuradora de Buenos Aires.