miércoles, 23 de septiembre de 2015

Frías denuncia que la Comisión de Sugerencias sigue sin crearse y la ciudadanía no sabe a quién recurrir



La concejala pide su inmediata apertura y que la presidencia sea asumida de manera rotatoria por la oposición
Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, denunció hoy que la Comisión Especial de Sugerencias y Reclamaciones sigue sin ser creada, pese a que la Corporación lleva más de tres meses constituida y los vecinos y vecinas acuden a las oficinas sin que nadie pueda hacer más trámite que registrar sus quejas, reclamaciones y sugerencias.

Por si fuera poco, la oficina permanecerá cerrada hasta el próximo 2 de octubre, con lo que ni siquiera se podrá hacer entrega de cualquier clase de documento por parte de la ciudadanía, lo que viene a suponer un duro golpe a la credibilidad de un servicio esencial para el municipio, afirmó hoy la concejala ecosocialista. El cierre de la oficina y la no constitución del órgano “va en detrimento de la defensa de los derechos vecinales y de la supervisión de la administración municipal”, añadió.

Sobre este asunto, Frías registró hoy mismo una pregunta para la Comisión de Control en la que solicita de la segunda teniente de alcalde, María Luisa Zamora, información sobre la fecha prevista para la constitución de la Comisión y sobre los criterios que se van a seguir para proponer su presidencia. Al respecto, Sí se puede pedirá una vez más que esta sea ejercida de manera rotatoria por concejales de los grupos de la oposición.

Frías recuerda en el texto de su pregunta que los anteriores equipos de gobierno habían mantenido el criterio de proponer para la presidencia de la Comisión al grupo municipal menos votado, frente a lo cual otros partidos, entre ellos Sí se puede, hicieron en el mandato otras propuestas, que los ecosocialistas mantienen, como que dicha presidencia sea ocupada rotatoriamente por los distintos grupos de la oposición.

Además, la organización ecosocialista propone reducir a la mitad la retribución prevista para el presidente de la Comisión y destinar el dinero restante a políticas sociales. Asimismo, también sostiene que el cargo de vicepresidente no es necesario, pero, en caso de mantenerse, se debería eliminar toda retribución a la persona que lo ocupe.