miércoles, 16 de septiembre de 2015

Arcila exige un cambio radical para acabar con las condiciones abusivas del Cabildo en transporte urbano



* Dejar de pagar por el intercambiador; auditar kilómetros, viajeros y combustible; y no abonarle por adelantado son varias de las propuestas que lleva al Pleno
* “Bermúdez sigue sometido a las órdenes del Cabildo”, afirma el edil ecosocialista
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, llevará al próximo Pleno una moción en la que propone una modificación radical del Convenio de Transporte Urbano de Viajeros suscrito con el Cabildo Insular de Tenerife, para ajustarlo a los intereses municipales, pues, según afirma el edil, con las actuales condiciones, el alcalde, José Manuel Bermúdez, “sigue sometido a las órdenes del Cabildo, lo que repercute en unos gastos que en absoluto deben ser asumidos por esta ciudad”.

La propuesta de Arcila se sustenta en informes del propio Ayuntamiento en relación con el citado convenio, concretamente de los técnicos del área de Servicios Públicos y de la Intervención General, en los que el papel del Consistorio queda muy mal parado por las condiciones abusivas que impone el Cabildo y por la ausencia de un sistema de auditoría por el que el Ayuntamiento pueda comprobar si los números que aporta la institución insular sobre la empresa Titsa –tales como kilómetros recorridos y cifra de viajeros, entre otros– se corresponden con la realidad.

Una de las propuestas más destacadas de la moción de Sí se puede se refiere al intercambiador de transportes, cuya financiación corre parcialmente a cuenta del Ayuntamiento pese a que el interventor señala en su informe que “este órgano no tiene conocimiento de que esta Corporación explote directa o indirectamente el citado Intercambiador”, por lo que “se debe concluir que participar en su financiación resultaría improcedente y contrario al principio de economía en el gasto público. En todo caso, debería participar en igual proporción (42,10%) en los ingresos que genera la explotación”. Arcila pide que se sigan las recomendaciones del interventor.

Auditar las cifras de Titsa
Otra de las propuestas de Arcila es auditar los gastos de kilometraje, combustible, pasajeros y jornadas de Titsa desde el año 2009 y exigir una previa auditoria de estos conceptos a partir de la fecha de aprobación del acuerdo que Sí se puede lleva al Pleno. Hay que tener en cuenta que en la actualidad el Cabildo no justifica ninguno de estos cuatro conceptos ante el Ayuntamiento, “que los acepta con los ojos cerrados y sin comprobar, como es su obligación, si la otra parte está cumpliendo con su obligación de dar cifras reales”, señala el concejal.

Además, Arcila también pide dejar sin efecto el actual mecanismo de entregas de dinero a cuenta, eliminar cualquier cláusula que suponga el pago de kilómetros y jornadas no realizados y encargar un informe a los servicios técnicos municipales que evalúe si los coeficientes y los datos del coste del servicio de transporte urbano de guaguas son ajustados a los criterios de eficiencia y eficacia en el gasto público.

Por último, propone ampliar los plazos previstos para la aprobación de la liquidación y abono, eliminar las penalizaciones o, en su defecto, que sean recíprocas, y eliminar también la exigencia de abonar, en caso de impagos, el 1,5% de diferencial al tipo de interés legal del dinero o, en su defecto, que haya reciprocidad al respecto.