martes, 29 de septiembre de 2015

Arcila: “Con la apertura del juicio de Las Teresitas se acerca el final del mayor capítulo de corrupción en Santa Cruz”



“El fallo judicial debería ser una advertencia para quienes siguen viendo la política como una forma de enriquecerse a costa de los demás”
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, dijo hoy que con el anuncio, por parte de la titular del juzgado número 1 de esta ciudad, de la apertura de juicio oral por el denominado caso Las Teresitas “se acerca el final del mayor capítulo de corrupción en la historia de nuestra capital”.

El proceso judicial, que sentará en el banquillo a 13 acusados –entre ellos el exalcalde Miguel Zerolo– es consecuencia de unas actividades “que son el mejor ejemplo, aunque ni mucho menos el único, de unos modos de actuar en los que algunos de nuestros gobernantes se olvidaron de que fueron elegidos para administrar el bien común y se dedicaron a llenar los bolsillos de sus amigos con alevosía, descaro y una aparente impunidad a la que ahora la justicia deberá poner fin”, afirmó el portavoz municipal de Sí se puede.

Llama la atención, según Arcila, que en el banquillo de los acusados se sienten relevantes políticos de los tres partidos que tradicionalmente han llevado las riendas de las islas –Coalición Canaria, PSOE y PP– junto a miembros de dos familias de empresarios “que también han pretendido, a su manera, jugar con los intereses de todos los canarios y canarias”: las de Ignacio González y Antonio Plasencia. Sobre este extremo, el concejal cree que el caso Las Teresitas es paradigmático de una forma de actuar en política que debe ser desterrada definitivamente

Por ello, añadió Arcila, el juicio que ahora se abre podrá servir, si así se estima en el fallo judicial, como ejemplo y advertencia para quienes siguen viendo la política no como un servicio a la comunidad, sino como una manera de enriquecimiento personal a costa de los demás y en connivencia con los poderes más oscuros de la sociedad canaria, “un mal endémico en Santa Cruz de Tenerife y contra el que Sí se puede lleva más de cuatro años luchando desde la propia Corporación”.