lunes, 10 de agosto de 2015

Sí se puede reclama los beneficios del intercambiador que corresponden al ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife

Pedro Fernández Arcila critica que  Bermúdez siempre está ausente en la defensa de los intereses municipales
Sí se puede denuncia que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife paga los gastos que genera el Intercambiador de Santa Cruz de Tenerife sin obtener a cambio, en igual porcentaje, los beneficios que genera la explotación de esta infraestructura.
El portavoz ecosocialista en la capital tinerfeña, Pedro Fernández Arcila, destaca que la corporación “ha estado abonando religiosamente el 42,10% de los gastos”  que genera el Intercambiador de Santa Cruz al mismo tiempo que desconoce los ingresos que genera su uso, “porque el equipo de gobierno nunca se ha preocupado en reclamarlo, porque el alcalde Bermúdez siempre está ausente en la defensa de los intereses municipales”:
Arcila ha sido contundente y, a la vista de un informe emitido por el interventor municipal el pasado 25 de junio, ha elevado el nivel de exigencias a Bermúdez, al indicar que “si no  toma cartas en el asunto y no exige el cobro de las cantidades generadas por los ingresos de explotación del servicio o, en su defecto, la devolución de las cuantías aportadas por el Ayuntamiento en los últimos años, podemos encontrarnos ante una conducta que pudiera incurrir en un  presunto delito de malversación de caudales públicos”. 
El concejal de Sí se puede ha reconocido que hay asuntos en el  que “no es posible darle a Bermúdez más margen de confianza” y cita como ejemplo que “en el caso de TITSA hemos presenciado cuatro años de incumplimientos que perjudican seriamente los intereses municipales con tal de satisfacer las inaceptables peticiones del Cabildo”.
Entre los conceptos que el Cabildo de Tenerife incluye en la facturación por el servicio público de guaguas urbanas, se contempla desde hace años que el Ayuntamiento pague el 42,10 % de los gastos que genera el Intercambiador sin que la institución insular transfiera un solo euro a la municipal en concepto de  ingresos. Esta anomalía ya fue denunciada por Sí se puede en el anterior mandato por ser una práctica muy perjudicial para los intereses de todos los santacruceros; sin embargo, Bermúdez nunca fue proclive a regularizar esta situación porque “siempre ha mostrado una actitud de sumisión ante las exigencias del Cabildo”, asegura Arcila.
El concejal ecosocialista recuerda que “oportunamente evaluados, los beneficios de explotación deben de suponer unos ingresos elevados” y destaca que el Intercambiador está ocupado en su mayor parte por el Cabildo –las oficinas del Área insular de Carreteras– y las oficinas de la empresa pública de transportes TITSA, además de negocios de restauración, pequeños comercios, puestos de venta de compañías navieras, aparcamientos subterráneos y la propia estación de guaguas.
Por este motivo, el concejal de Sí se puede no duda en calificar de “anómala” esta situación, que ha sido también advertida por el interventor municipal, que en el citado informe del pasado 25 de junio señala que, si el Ayuntamiento participa en la explotación del Intercambiador, debe percibir los ingresos que se generen.

Igualmente, en el caso de que el Ayuntamiento no participe ni directa ni indirectamente  en la explotación,  entonces  no procede abonar los gastos que genera la citada infraestructura con base al “principio de economía en el gasto público”, según señala el interventor literalmente en el informe.