miércoles, 5 de agosto de 2015

Sí se puede pide la apertura de un expediente informativo a la terraza Isla del mar

Pedro Fernández Arcila señala que el personal de Seguridad de la terraza mantiene un comportamiento claramente homófobo, conforme a las denuncias recibidas
Sí se puede se dispone a promover que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife abra expediente informativo y, en su caso, sancionador, contra la terraza Isla del mar, situada en Los Llanos, debido al comportamiento discriminatorio aplicado por el personal de seguridad de este negocio de ocio nocturno a la hora de facilitar o impedir el acceso de posibles usuarios.
Con esta iniciativa, la organización ecosocialista se hace eco de las numerosas denuncias realizadas contra Isla del Mar, por los impedimentos que el personal de seguridad de la terraza aplica al rechazar la entrada de personas por motivos homófobas, lo que constituye una grave conducta discriminatoria.
El portavoz de Sí se puede en el ayuntamiento de la capital tinerfeña, Pedro Fernández Arcila, señala que han sido  varias las personas que han transmitido al grupo municipal ecosocialista la actitud claramente homófoba por parte del personal que controla el recinto.
Los obstáculos para acceder al recinto se basan en los prejuicios del personal respecto a la condición sexual de sus usuarios potenciales. De este modo, personas que no cuadren con un estereotipo sexual concreto son rechazados y excluidos, lo que “conforma a esta terraza como un lugar de exclusión”, asegura el concejal de Sí se puede.
Además de estas denuncias trasladadas personalmente a Arcila, Sí se puede ha podido comprobar cómo este asunto ha trascendido a las redes sociales, donde otros muchos usuarios y usuarias empiezan a denunciar estos comportamientos. “Desgraciadamente, se trata de una práctica habitual, pero es algo que hay que frenar mediante una investigación e intervención municipal”, asegura el concejal ecosocialista.
Este es el motivo por el que “vamos a plantear al equipo de gobierno que se proceda a investigar este asunto, dado que estas actitudes se está desarrollando en terrenos públicos que se explotan por una empresa privada a partir de una concesión municipal”, apunta Arcila. Además, en el caso de que “pueda determinarse incumplimientos graves, debe procederse a la resolución del contrato o a la sanción que corresponda”, subraya el concejal.

“No podemos permitir que en Santa Cruz haya un lugar donde el acceso se condicione en función de la orientación sexual que le parezca adecuada al gerente del establecimiento, por ser una actitud excluyente que resulta inaceptable”, concluye Arcila.