jueves, 20 de agosto de 2015

Sí se puede exige a Bermúdez que respete el acuerdo plenario para crear una red de huertos urbanos

*Asunción Frías reclama la dotación básica en agua, tierra y vallados, imprescindible para su puesta en marcha

*La concejala ecosocialista califica de “fracaso” la gestión de CC, PSOE y PP en este asunto

Sí se puede exige al grupo de gobierno municipal de Santa Cruz de Tenerife que respete el acuerdo plenario por el que en el mandato anterior se comprometió a poner en marcha una red de huertos urbanos. El acuerdo, adoptado en enero de 2012 por unanimidad a propuesta de la organización ecosocialista, fue “uno de los fracasos de la gestión del grupo CC-PSOE”, que en algo más de tres años fue incapaz de hacer realidad la iniciativa, según señala Asunción Frías, concejala de Sí se puede en la capital tinerfeña.
Al fracaso del mandato anterior se suma el de los pasos dados en estos primeros meses de gobierno del grupo CC-PP, tal como se evidencia en el lamentable punto de partida del huerto urbano de El Toscal, en el que no se cuenta con tierra, ni toma de agua, ni abonos, y donde los fallos de seguridad llegan a la incapacidad de cuidar el espacio con un vallado en condiciones.
Sí se puede considera que el compromiso para crear la red de huertos urbanos debe incluir que esta red sea posible porque la corporación aporte los medios básicos mínimos: tierra, acceso a agua y vallado. Otros recursos también imprescindibles, como abono y semillas, pueden ser aportados por la asociación encargada de la gestión de cada huerto concreto y por las personas que acceden a cultivar una parcela. “”En cualquier caso, los términos del acuerdo tienen que estar claros de antemano”, subraya Frías.
El fallo de la iniciativa de los huertos urbanos en Santa Cruz de Tenerife es producto de “la falta de voluntad” de los dos grupos de gobierno municipales implicados, el anterior y el actual, destaca la concejala ecosocialista. Frías recalca que si bien uno de los socios de Coalición Canaria cambia, el grupo de CC y el alcalde José Manuel Bermúdez han tenido la habilidad de permanecer en ambos equipos gubernamentales y dejar en sus socios de gobierno la responsabilidad de la falta de gestión: en el PSOE durante el mandato anterior y en el PP ahora, cuando el huerto urbano de El Toscal ha pasado a ser responsabilidad de un edil popular.
El huerto urbano de El Toscal cae bajo la jurisdicción del Distrito Centro-Ifara. En el mandato anterior, bajo la responsabilidad del PSOE, el área de gestión de este distrito municipal se había comprometido a aportar una subvención de 5.000 euros para la gestión del huerto, pero esa aparente voluntad no se concretó en el convenio de firmado entre el ayuntamiento y la asociación encargada del huerto y ahora el PP –responsable del distrito en este mandato– dice que esa cantidad no está presupuestado y se lava las manos.
Para la concejala ecosocialista “es bochornoso” que la gestión de este huerto urbano se acabe convirtiendo en una pelea política entre los distintos socios de CC en el gobierno municipal mientras “la absoluta falta de interés transforma en una caricatura y una calamidad el desarrollo de una iniciativa que cuenta con el respaldo de la ciudadanía y del propio pleno de la corporación, y con los mejores antecedentes a nivel internacional”.

Promesas incumplidas
Bermúdez prometió en 2012 crear en el mandato pasado al menos dos huertos urbanos por distrito, algo que no se ha cumplido ni por asomo. De hecho, los dos únicos espacios que existen son el de El Sobradillo –que es un proyecto anterior de la empresa Gesplan, del Gobierno de Canarias– y el de El Toscal. Entretanto, los vecinos y vecinas de La Salud que proponen crear otro huerto en un solar del barrio han visto pasar el tiempo sin que desde el Ayuntamiento se hayan dado los pasos para hacer realidad un proyecto por el que estas personas llevan trabajando desde hace años.


Ante este panorama, los distritos de Salud-La Salle, Anaga y Ofra-Costa Sur siguen a la espera de que se dé algún paso en la creación de huertos. Especialmente en el primero y en el tercero se hacen necesarias iniciativas de este tipo por tratarse de áreas de la ciudad que cuentan con entornos urbanos deteriorados en los que la presencia de los huertos urbanos vendría a ser un revulsivo social, económico, ambiental y paisajístico.