viernes, 3 de julio de 2015

Sí se puede exige que se convoque un pleno ordinario en julio

Pedro Fernández Arcila: "No celebrar pleno ordinario entre abril y septiembre sería contrario al reglamento y antidemocrático"

Sí se puede exige que se convoque un pleno ordinario en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife en el mes de julio. A juicio del portavoz de la organización ecosocialista en la corporación, Pedro Fernández Arcila, "no celebrar pleno ordinario entre abril y septiembre sería contrario al reglamento y antidemocrático".
Arcila basa su afirmación en la información transmitida a los distintos grupos políticos municipales por parte de la Secretaría General del Pleno, en la que se informa que a mediados de julio se celebrará una sesión extraordinaria y que lo más probable es que la siguiente sesión ordinaria se posponga a septiembre.
El calendario se completa con que la última sesión ordinaria se celebró el 30 de abril, de forma que el aplazamiento del pleno ordinario correspondiente al mes de julio supondría que un municipio de tanta entidad como Santa Cruz de Tenerife pasaría cinco meses sin celebrar un pleno en el que la oposición pueda proponer mociones o realizar preguntas al equipo de gobierno para garantizar el control democrático de su actuación.
El concejal de Sí se puede recuerda que el artículo 19 del Reglamento Orgánico del Pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife establece que las sesiones ordinarias del pleno “se celebrarán el primer viernes de la segunda quincena de cada mes” y que, además, se prevén sesiones extraordinarias y extraordinarias de carácter urgente.
Aunque este reglamento señale el primer viernes de la segunda quincena como fecha para celebrar las sesiones plenarias ordinarias, la costumbre en Santa Cruz ha sido celebrar los plenos el último viernes del mes. “Lo relevante no es el día exacto en que se celebren los plenos, sino que el Reglamento Orgánico establece que la periodicidad debe ser mensual”, subraya Arcila.

“Debido al periodo electoral y al proceso de reconstitución municipal que conlleva, podemos admitir que no haya plenos ordinarios en mayo y junio y, debido al periodo vacacional, podría entenderse que no hubiera en agosto”, indica el concejal ecosocialista, “pero lo que es inadmisible es que no haya sesión ordinaria en julio, ya que, además de incumplirse claramente el Reglamento, se estaría incidiendo en una postura antidemocrática por parte de los partidos en el poder (CC-PP) al evitar que la oposición realice su labor declarativa, propositiva y de control y fiscalización al gobierno municipal”.