martes, 21 de julio de 2015

Sí se puede exige la reapertura de las escuelas infantiles municipales a principios de septiembre

Asunción Frías considera un enorme fallo de gestión del gobierno de Bermúdez que no se haya realizado antes el proceso de licitación para evitar la interrupción del servicio
Sí se puede exige al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife la reapertura de las escuelas infantiles municipales a principios de septiembre. Con este motivo, la concejala de la organización ecosocialista en la capital tinerfeña Asunción Frías propondrá esta semana al Consejo Rector del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) que se apruebe una resolución para garantizar que las dos escuelas infantiles municipales, Faina (de Ofra) y Tara (de Añaza), van a reabrirse a principios de septiembre, es decir, al comienzo del curso escolar.
Frías considera “un enorme fallo de gestión del gobierno de Bermúdez el que no se haya iniciado el proceso de licitación con la antelación suficiente como para evitar la interrupción del servicio”. La gravedad de la situación creada al personal empleado para la prestación del servicio y para las familias que se han quedado sin él es el motivo de una reunión que Sí se puede mantendrá próximamente con trabajadoras, sindicatos y familias afectadas.
Además, con la intención de señalar “el fondo del problema”, la concejala ecosocialista apunta que “esto es una consecuencia más de la privatización de la gestión de servicios públicos esenciales”, ya que, a su juicio, estos servicios, por ese carácter esencial, “tendrían que ser gestionados directamente por las administraciones públicas de manera continua y estable y no por empresas privadas”.
Las escuelas infantiles municipales son “recursos educativos públicos imprescindibles para la conciliación de la vida laboral y familiar de familias con escasos recursos”. Además, “facilitan la igualdad de género y su cierre provoca problemas sociales graves”. A Sí se puede le consta que “madres de familias monomarentales se verán obligadas a abandonar sus puestos de trabajo, mientras que otras no podrán acceder al empleo”, asegura la concejala.
Personal de las escuelas
Frías señala también que el personal de estas escuelas “tiene una serie de derechos adquiridos por antigüedad”, de forma que no es suficiente subrogar el contrato-como ha prometido el concejal presidente del IMAS, Óscar García-, sino que “se tiene que garantizar su estabilidad, que se ve gravemente amenazada por la interrupción del servicio durante meses”.
Esta situación está provocando que una quincena de empleados de las empresas Aresti Barca y Cocorolo, que gestionan los centros infantiles citados, quedarán en desempleo al finalizar el servicio el último día del mes de julio.
Finalmente, Asunción Frías destaca que, para un municipio como Santa Cruz de Tenerife, es insuficiente la existencia de dos escuelas infantiles municipales, que solo podrán atender a 120 niños o niñas. La concejala reitera las demandas vecinales en el sentido de dar prioridad a la creación de los centros para escolares de 0 a 3 años en Anaga y en la zona media alta del distrito Suroeste, que para la organización ecosocialista son prioritarios.

La creación de la última de estas escuelas es una demanda histórica de la población de la zona y fue acordada por unanimidad del pleno municipal en octubre de 2013, mientras que en el distrito de Anaga en estos momentos no existe oferta pública de escuela infantil.