martes, 23 de junio de 2015

Sí se puede denuncia el excesivo número de concejales con dedicación exclusiva en Santa Cruz de Tenerife

*Pedro Fernández Arcila recuerda que es el momento de bajar sueldos y que congelarlos no es suficiente

*El gasto total en la partida de salarios a concejales aumenta al crecer la cantidad de ediles con retribución y supera el millón de euros anual
Sí se puede denuncia por excesivo que los quince concejales del grupo de gobierno municipal de Santa Cruz de Tenerife tengan dedicación exclusiva en su labor en la corporación. Aunque el alcalde José Manuel Bermúdez presenta la medida desde la perspectiva de una hipotética congelación retributiva, el gasto global en salarios brutos se “incrementa en 109.899,16 euros al año, por haber dos concejales más que en la legislatura anterior en dedicación exclusiva”, señala el concejal de la organización ecosocialista en la capital tinerfeña Pedro Fernández Arcila.

Arcila recuerda que en la legislatura pasada eran 13 los ediles con dedicación exclusiva, ya que, primero Mónica Molina y después Hilario Rodriguez (cuando se jubiló), no cobraban un sueldo municipal, a pesar de ostentar sendas tenencias de alcaldía y áreas de gestión. Así, las retribuciones brutas anuales del equipo anterior eran de 730.356,64 euros. En cambio, ahora, el Ayuntamiento gastará 840.255,80 euros anuales en pagar los salarios brutos de todos los miembros del grupo de gobierno (9 de CC y 6 del PP). A ello hay que añadir el coste de la Seguridad Social a cargo de la empresa, por lo que el coste para el Ayuntamiento es muy superior al millón de euros anuales.

“Estamos en época de bajar los sueldos de los cargos políticos, congelarlos no es suficiente”, subraya Arcila, quien pide expresamente a Bermúdez que “tome ejemplo de las fuerzas transformadoras que gobiernan otras capitales de provincia españolas, que han reducido los honorarios alrededor del 35 %”.

El concejal de Sí se puede destaca que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, cobrará 45.402 euros anuales, frente a los 68.069,56 euros asignados al alcalde capitalino y los 57.841,70 de la teniente de alcalde. La comparación se hace más llamativa si se tiene en cuenta “la evidente diferencia existente entre ambas ciudades, tanto en población como en dificultades en la gestión”, apunta Arcila. Incluso, la retribución de los concejales supera la fijada para la alcaldesa de Madrid, ya que el sueldo de los ediles chicharreros es de 54.949,58 euros brutos anuales.

A juicio de Sí se puede, el número de concejalías con dedicación exclusiva del nuevo organigrama “es excesivo y no responde a las necesidades de la ciudad sino a que todos quieren garantizar un ingreso a costa del erario público”, señala el concejal. Se dan situaciones innecesarias, como la dedicación de concejales y concejalas a pocas áreas y de menor peso, que “podrían gestionarse perfectamente con una dedicación parcial o que no tenían que haber sido delegadas porque pueden ser asumidas perfectamente desde las tenencias de alcaldía”.

Sí se puede propone reducir los salarios políticos, de forma que no superen el sueldo medio del funcionariado de clase A, así como rebajar proporcionalmente las dietas e indemnizaciones de los concejales sin dedicación exclusiva. Además, plantea disminuir a la mitad la cantidad de integrantes de la Junta de Gobierno que perciben un sueldo municipal, y que dos de estos siete concejales perciban la retribución correspondiente a media jornada.