jueves, 28 de mayo de 2015

Sí se puede exige al Ayuntamiento que ordene a Santacrucera su salida inmediata de la depuradora



Arcila califica de desvergüenza de Sacyr-Vallehermoso el acuerdo por el que ‘paga’ el uso de unos locales mejorándolos para su propio beneficio
Pedro Fernández Arcila, concejal electo de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, ha exigido hoy a los responsables políticos del Consistorio que adopten medidas con carácter inmediato para ordenar la salida de la empresa privada Santacrucera de Aguas, filial de la multinacional Sacyr-Vallehermoso, de los locales que ocupa ilegalmente en la depuradora municipal, de propiedad pública.


Arcila calificó de desvergüenza por parte de la multinacional Sacyr-Vallehermoso la práctica que está llevando a cabo con estos locales, que son propiedad de Emmasa –de la que Sacyr es accionista mayoritaria–, mediante la cual ocupa un espacio sin abonarle a la sociedad de aguas ni un euro y se justifica, según una nota emitida ayer por Emmasa, en que existe un acuerdo por el cual Santacrucera hace una inversión para mejorar estos locales.

“Muchas empresas privadas estarían dispuestas a hacer ese tipo de contrapres­taciones –señaló hoy Arcila–, es decir, mejorar unos magníficos locales y talleres que después utilizarán libremente durante años para explotar su negocio abierto al público. O sea, hacen una inversión de la que no sale beneficiada Emmasa como propietaria de los locales, sino ellos mismos, que son los que disfrutarán de los efectos de su propia inversión: es la desfachatez de Sacyr llevada al extremo”.

Arcila recuerda que Emmasa reconoció en su nota de prensa de ayer que Santacrucera de Aguas no está ingresando cuantía alguna por la ocupación de los locales, talleres y oficinas sitos en la depuradora y tan solo habla de la citada inversión para adecentar las instalaciones que ilegalmente ocupa. La ausencia de contrato de arrendamiento también queda acreditada en las auditorías realizadas a Emmasa, en las que no figura ingreso alguno por este concepto.

Por otra parte, el edil ecosocialista afirmó que no ha habido comunicación oficial en el Ayuntamiento en relación con el contrato al que se refiere Emmasa para la supuesta contraprestación, por lo que Arcila espera “que ningún responsable político haya autorizado oficiosamente esta mala utilización de bienes públicos municipales”. Santacrucera de Aguas es una empresa privada que pertenece a grupo Sacyr-Vallehermoso y que, como denunció ayer Sí se puede, está ocupando bienes municipales desde los que hace trabajos a Emmasa pero también, de manera totalmente irregular, a terceros en un trato de favor que Arcila califica de intolerable.