martes, 5 de mayo de 2015

Arcila critica que Bermúdez no informe si alguna empresa concesionaria ha intentado evitar el pago de tributos municipales



El concejal de Sí se puede recuerda que han pasado dos sesiones ordinarias desde que presentó una pregunta en el pleno sobre Cetensa y otras empresas

  • El edil teme que Cetensa y otras sociedades estén defraudando y pide al Ayuntamiento que rescinda contratos si se confirma la irregularidad

Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, critica que el alcalde de la capital tinerfeña, José Manuel Bermúdez, no haya informado sobre si el Gobierno local tiene constancia de que alguna empresa concesionaria de servicios municipales haya evitado el pago de determinados impuestos y tasas que son gestionados desde el ámbito local mediante la alteración de sus cuentas de alguna manera. Entre los impuestos gestionados por el ayuntamiento destacan el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) y el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).

El concejal ecosocialista recuerda que a finales de marzo pasado solicitó esta información mediante una pregunta en el pleno de la corporación y que se han celebrado desde entonces dos plenos ordinarios sin que el alcalde o el equipo de gobierno municipal hayan respondido.

Arcila informó en el pleno que había tenido acceso a una información que hace pensar que la empresa concesionaria del servicio de cementerios, Cetensa, trata de eludir el pago del IAE mediante algún procedimiento. De confirmarse estas actuaciones, habría razón suficiente para rescindir el contrato, pues el abono de impuestos de esta naturaleza es una obligación esencial plasmada en el contrato.

Este posible intento de la empresa de cementerios “concuerda perfectamente con la afirmación del concejal de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, respecto a que Cetensa tiene una deuda contraída con Santa Cruz”, ha señalado Arcila. La existencia de esta deuda fue reconocida implícitamente por el propio Arteaga cuando dijo que el Ayuntamiento buscaría una fórmula compensatoria para no tener que abonarle a Cetensa 600.000 euros de la tasa de mantenimiento de cementerios. Además, esta tasa es ilegal, como ha recordado en varias ocasiones el concejal ecosocialista.

Arcila considera que podría haber otras empresas concesionarias, aparte de Cetensa,  que estén tratando de evitar de manera fraudulenta el pago de impuestos y tasas, no solo del IAE, sino de otros cuya recaudación corresponde a las corporaciones locales. En este sentido, el concejal de Sí se puede ha propuesto que el Ayuntamiento rescinda de manera automática los contratos con aquellas empresas cuyo fraude sea detectado desde la Corporación.

Para detectar esos fraudes, es necesario someter a estas empresas concesionarias de servicios públicos locales y de bienes de dominio público local a un proceso de fiscalización. Esta es una medida, además, prevista en los planes parciales derivados del plan de control tributario o como consecuencia de las actuaciones normales de inspección en lo que se refiere al impago del IBI o de otros impuestos o tasas. En marzo pasado, Arcila preguntó al equipo de gobierno cuántas empresas concesionarias habían sido objeto de esta fiscalización. Es una información que aún continúa esperando el edil ecosocialista.

Además, Arcila preguntó cuáles son las cantidades que pudieran haberse defraudado por parte de cada una de estas empresas concesionarias y, en el caso de que se detectara incumplimientos de las obligaciones fiscales de alguna de ellas, inquirió al grupo de gobierno si está dispuesto a continuar con los contratos de concesión administrativa con estas empresas que han pretendido defraudar al erario municipal.