viernes, 24 de abril de 2015

Avanza con éxito la propuesta de Sí se puede de no cobrar por uso del suelo en actividades sociales gratuitas



* La Comisión de Hacienda aprobó hoy la exención de tasas por la celebración de actos sociales, populares y culturales sin ánimo de lucro
* Esta vieja demanda vecinal viene siendo defendida por Sí se puede desde el año 2010
La Comisión de Hacienda del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha refrendado una demanda de Sí se puede relativa a la exención de tasas para aquellas asociaciones culturales o vecinales que usen espacios públicos tales como plazas o parques para la celebración de actividades sociales sin ánimo de lucro, como las fiestas patronales de los pueblos.

Esta vieja demanda vecinal venía siendo defendida por Sí se puede desde 2010, antes de que la organización tuviera representación municipal. Ya entonces, esta formación empezó por denunciar la reclamación ejecutiva que el Ayuntamiento cursó a las asociaciones de vecinos de El Tablero y Siete Islas, de El Sobradillo, por haber realizado actividades lúdico-culturales en espacios de titularidad municipal.

Ahora, y después de que el Pleno aprobara por unanimidad en octubre del año pasado una moción del concejal de Sí se puede Pedro Fernández Arcila para la exención de tasas en este tipo de actividades, el trámite ha dado un nuevo paso con la aprobación, en la Comisión de Hacienda, de la modificación de la ordenanza que regula la tasa por la utilización privativa de los bienes de dominio público municipal.

El citado acuerdo plenario, adoptado después de que Sí se puede negociara con el grupo de gobierno su redacción definitiva, contemplaba “la pertinencia de declarar exentas las asociaciones vecinales y asociaciones sin fines lucrativos del pago de la tasa por la utilización privativa o el aprovechamientos especial de los bienes de dominio público y siempre que acrediten la ausencia de ánimo de lucro en las actividades que se pretenden realizar”, así como “encargar al área correspondiente el inicio de los trámites para la modificación que regula la mencionada tasa a fin de incluir este supuesto de exención, previo informe del tesorero y de participación ciudadana para las actividades no lucrativas”. 

Los pueblos, contra la recaudación
La lucha de Sí se puede contra esta tasa comenzó en 2010, cuando dio su apoyo a la asociación de vecinos Siete Islas, de El Sobradillo, y a la de El Tablero, a las que el Ayuntamiento pretendía cobrarles hasta 600 euros por la celebración de unas actividades desarrolladas de manera voluntaria, sin fines lucrativos y con el único afán de cubrir la permanente ausencia de las acciones públicas locales en materia de dinamización cultural.

Tras esta denuncia, otros pueblos del municipio se pusieron en contacto con Sí se puede para manifestarles su rechazo a esta tasa. Uno de los casos más sangrantes es el de Afur, donde el Ayuntamiento pretendía cobrar por la celebración de actividades tradicionales en una plaza que había sido cedida por los propios vecinos al Consistorio. Finalmente, la población del lugar desistió de celebrar estos actos, que servían de encuentro entre residentes y naturales que viven fuera del caserío.