jueves, 5 de marzo de 2015

Frías pide a Asuntos Sociales información sobre las mejoras en las UTS aprobadas gracias a Sí se puede



* La concejala quiere conocer el grado de cumplimiento de una moción de su organización aprobada por el Pleno en septiembre de 2013
* Las unidades siguen desbordadas y son necesarios más recursos
Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, pedirá en la Comisión de Control de la próxima semana a la presidenta del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS), Alicia Álvarez, que haga una evaluación del grado de cumplimiento de una moción de Sí se puede aprobada por el Pleno en septiembre de 2013 en la que se proponían una serie de medidas para descongestionar las Unidades de Trabajo Social (UTS) del municipio.

A través de una pregunta por escrito, Frías quiere saber concretamente en qué cantidad y perfiles se ha aumentado el personal de las UTS, qué datos avalan el funcionamiento del servicio de atención telefónica y en cuánto han variado los plazos de espera en este periodo y respecto a la etapa inmediatamente anterior. También pregunta en qué UTS se ha incorporado personal auxiliar informador y qué funciones realiza y, en general, en qué medida se han descongestionado las UTS y qué pasos habría que dar para mejorar la situación actual.

La concejala afirmó hoy que las UTS siguen saturadas y desbordadas, y no se cumple con la ratio propuesta de una trabajadora o trabajador por cada 3.000 habitantes. La espera desde que una persona pide cita previa hasta que es atendida oscila desde unos pocos días en San Andrés hasta cerca de dos meses en UTS como las de Ofra y El Sobradillo. Además, el personal dedica la mayoría de su horario a la asistencia y las labores administrativas, por lo que casi no dedica tiempo a trabajar la prevención, la promoción ni la dinamización comunitaria.

Frías recordó hoy que la propuesta presentada por Sí se puede en el verano de 2013 obedecía al colapso que sufrían por aquel entonces las UTS, un escenario dramático para cientos de familias en situación o riesgo de exclusión social y para las cuales los servicios sociales municipales constituían –y siguen constituyendo– una herramienta imprescindible para paliar los dramáticos efectos de la presente crisis capitalista y neoliberal.

Tras la aprobación de la moción de Frías y la buena predisposición de la concejala Alicia Álvarez, la situación en las UTS –con largas colas de ciudadanos y ciudadanas y listas de espera que colocaron el servicio en una situación insostenible– ha mejorado ligeramente, pero sigue siendo necesaria una mayor inversión por parte del Estado y de la Comunidad Autónoma, dos administraciones "que lo único que han hecho en esta legislatura ha sido recortar en servicios sociales y, en particular, en el Plan Concertado, que es una de las mayores fuentes de financiación de las UTS". También el Ayuntamiento puede y debe aumentar su presupuesto, prioritariamente en materia de personal, concluyó la concejala.