lunes, 9 de marzo de 2015

Arcila pide a Arteaga que explique por qué reconoce una deuda de 600.000 € con Cetensa que no existe



El edil de Sí se puede habla de trato de favor en plena precampaña electoral
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, ha pedido la comparecencia del edil de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, en la Comisión de Control del próximo jueves para que explique sus recientes afirmaciones en las que reconocía una supuesta deuda municipal de más de 600.000 euros con Cetensa, la empresa adjudicataria del servicio de cementerios; deuda que, según Arcila, no existe.

En esas afirmaciones, realizadas la semana pasada a la prensa, Arteaga se refería a la posibilidad de llegar a un acuerdo extrajudicial con Cetensa y hablaba de “estudiar si esta empresa le debe algo al Consistorio chicharrero porque, si es así, podríamos hacer frente a los 600.000 euros a través de la compensación de la deuda”. Arcila considera muy llamativo que Arteaga reconozca una deuda ilegítima y que, por otra parte, insinúe que Cetensa podría deberle dinero al Ayuntamiento.

Por ello, y dadas las repercusiones que ambas cuestiones tienen para el erario, el portavoz ecosocialista quiere que Arteaga detalle estos extremos en la Comisión de Control, para lo cual solicita que aporte copias de los documentos precisos que amparen su actuación, concretamente los informes que justifiquen el acuerdo extrajudicial al que se refiere, así como los relativos a los pasos que ha dado el Ayuntamiento para el cobro de las deudas que pudiera tener la adjudicataria.

Favor en precampaña
Arcila recordó hoy nuevamente que Cetensa no tiene ningún derecho a cobrarle al Consistorio esta cantidad y dijo estar convencido de que “no hay un solo técnico que avale el deseo de Arteaga de regalarle dinero a Cetensa”, pues no hay deuda exigible, ya que ni tan siquiera la ha reclamado la empresa por la vía judicial. El portavoz de Sí se puede cree que este acuerdo extrajudicial es un trato de favor en plena precampaña electoral.

Además, Arcila recuerda la existencia de un informe del Ayuntamiento que señala que la empresa adjudicataria del servicio de cementerios tiene que mantener el equilibrio financiero sin establecer el citado gravamen. Sin embargo, el grupo de gobierno ignoró durante años el criterio de los técnicos municipales y además sostuvo hasta el pasado mes de octubre que el cobro a los ciudadanos era correcto, en una defensa de Cetensa que a Sí se puede le resulta cuando menos chocante.

Ese mes de octubre, el alcalde, José Manuel Bermúdez, ordenó paralizar el cobro de esta tasa de mantenimiento a los usuarios, pero ahora asume que es el propio Ayuntamiento quien le va a pagar a Cetensa la cantidad de dinero correspondiente. Esta medida carece de todo sentido, según Arcila, pues “lo que se les quitaba antes a los chicharreros de manera directa se les quita ahora detrayendo una cantidad escandalosa de las arcas públicas, que también pertenecen a los chicharreros”.