viernes, 13 de marzo de 2015

Abdullah denuncia que se sigue usando agua potable para regar los campos de fútbol del Suroeste



* Entretanto, los vecinos tienen problemas para acceder a este recurso
* Los campos, de césped artificial, deben usar un sistema de reutilización
Roberto Abdullah, vocal de Sí se puede en el distrito Suroeste de Santa Cruz de Tenerife, denunció hoy que los campos de fútbol de esta parte del municipio siguen usando agua potable para el riego del césped, un despilfarro que resulta incomprensible si se tiene en cuenta no solo que la hierba es artificial, sino que muchos vecinos y vecinas del distrito tienen problemas para acceder a este recurso, fundamental para la vida de las personas.

El portavoz de Sí se puede lleva denunciando esta situación desde hace tiempo y el año pasado ya preguntó al Organismo Autónomo de Deportes del Consistorio qué gasto ocasionaba el riego de los campos. La cifra facilitada –unos 33.000 euros anuales– resulta inaceptable, según Abdullah, tanto por el agravio que supone para una de las áreas más humildes de la capital tinerfeña como por el hecho de que estas instalaciones deportivas deben usar un sistema de reutilización de agua que no se está aplicando.

Los campos del Suroeste, ubicados en Añaza, Barranco Grande, El Draguillo, Llano del Moro, Santa María del Mar, El Sobradillo, El Tablero y Tíncer, fueron proyectados con este sistema, que contempla la utilización de agua depurada en lugar de la procedente de la red, pero en muchos casos ni siquiera se ha instalado la maquinaria necesaria para tal fin.

Entretanto, vecinos y vecinas de diferentes núcleos del distrito siguen teniendo problemas para acceder al suministro de agua. Entre las denuncias recabadas por Sí se puede destaca la de las personas que viven en la calle Avellana, de El Tablero, que se quedan sin agua potable en sus casas cuando se procede a llenar la cuba con la que se riega el césped artificial del campo de fútbol.

Abdullah recordó que el Tagoror del Suroeste aprobó en enero una propuesta suya para implementar medidas de eficiencia energética en el distrito que pasan, entre otras, por elaborar un plan de ahorro de electricidad que incluye los campos de fútbol, muchos de los cuales permanecen con las luces encendidas durante toda la noche. En este sentido, el portavoz de Sí se puede reivindicó hoy la necesidad de estas instalaciones para el fomento del deporte, pero afirmó que no se puede aceptar que supongan un gasto que el Ayuntamiento podría destinar a paliar en parte la grave situación socioeconómica de los pueblos y barrios del Suroeste.