jueves, 5 de febrero de 2015

Frías pregunta por el cumplimiento de su moción para unos tagorores más participativos, aprobada hace un año



El Pleno acordó pedir al Parlamento el cambio de una ley para permitir la elección directa de vocales a las juntas municipales de distrito
Imagen de archivo de una sesión del Tagoror de Ofra-Costa Sur.
Asunción Frías, concejala de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, preguntará en la Comisión de Control de este mes a la delegada de Participación Ciudadana, Yuri Mas, sobre el grado de cumplimiento de una moción presentada hace un año por Frías para la consecución de unos tagorores más abiertos y participativos en los que tenga cabida la elección directa por parte de la ciudadanía de algunos de los vocales que los integran.

Esta moción, aprobada en el Pleno del 27 de enero de 2014 con algunas modificaciones propuestas por el grupo de gobierno, contempla como medida más importante –de un total de cuatro– solicitar al Parlamento de Canarias la modificación de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas Canarias para permitir que algunos de los vocales de las juntas municipales de distrito –los tagorores– puedan ser elegidos directamente por la población del distrito y no por los partidos con representación municipal.

Pasado un año, Frías quiere saber qué pasos ha dado el grupo de gobierno en cumplimiento de cada uno de los acuerdos de la moción aprobada y pide copia de los escritos enviados al Parlamento de Canarias, a la Federación Canaria de Islas (Fecai) y a la Federación Canaria de Municipios (Fecam) en referencia a lo decidido por el Pleno, tal y como contemplaba la propia moción.

Con la iniciativa aprobada hace un año, Sí se puede pretende dar los primeros pasos para convertir los tagorores en órganos realmente participativos y evitar así su actual desacreditación social, consecuencia de su propia composición, emanada de las formaciones políticas sin pasar por ningún tipo de elección democrática en las comunidades de origen. La elección directa es una de las ideas en tal sentido, aunque ello “no implica que ese paso sea suficiente ni muchísimo menos el único que el Ayuntamiento haya de dar en esa dirección”, afirma la concejala.

Así, el Pleno también acordó que el Servicio de Participación Ciudadana abriera un proceso en el que intervenga el tejido asociativo, de forma que pueda evaluarse la idoneidad de los canales que hacen posible la participación de los ciudadanos en la vida pública, así como difundir y promover lo establecido en los reglamentos orgánicos de los distritos y de Participación Ciudadana, que permiten la intervención de cualquier ciudadano, perteneciente o no a una asociación, en las sesiones del Tagoror del distrito si se trata de asuntos de interés general.