lunes, 16 de febrero de 2015

Arcila pide que se escuche al movimiento vecinal antes de proponer una nueva ordenanza de la ITE



Ante el anuncio de un proceso participativo, el edil cree necesario que sea la ciudadanía quien proponga y el Ayuntamiento quien tome nota
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, ha pedido al responsable del área de Urbanismo, José Ángel Martín, que antes de elaborar una nueva ordenanza para la Inspección Técnica de Edificios (ITE) se reúna con la Plataforma de Afectados por la ITE y el resto del movimiento vecinal. Ante el anuncio de que Urbanismo comienza un proceso participativo para la reelaboración de la ordenanza, el concejal ecosocialista afirmó hoy que “hay que invertir el proceso: la Plataforma, actor importante en este proceso, no debe ser la que escuche al Ayuntamiento, sino que son los dirigentes políticos los que tienen que ir a tomar nota de las propuestas vecinales”.

Después de que el Ayuntamiento paralizara la ITE como consecuencia de la presión vecinal, especialmente de la Plataforma de Afectados por la ITE, Arcila señaló hoy que “esta vez hay que hacer las cosas bien, con propuestas consensuadas y coherentes, tanto desde el punto de vista legal como desde el social”. Por ello, aplaude el anuncio de Martín de que hoy mismo comenzará el proceso participativo entre vecinos, asociaciones y colectivos, pero se pregunta “qué es lo que lleva bajo el brazo después de haber reculado la semana pasada con una ordenanza que no se sostenía y que fue rechazada por la ciudadanía de manera ejemplar”.

Proceso participativo
Arcila también desea que el edil de Urbanismo explique a los ciudadanos y ciudadanas en qué consistirá el proceso participativo anunciado desde su área de gobierno. “Si por proceso participativo se entiende reunirse con los colectivos para informarles del nuevo rumbo que tomará la ordenanza, no consideramos que se esté avanzando”, dijo el concejal ecosocialista. “Por el contrario, de lo que se trata es de que el grupo de gobierno se siente a escuchar, a atender las demandas y a plasmarlas fielmente en la nueva normativa –añadió–, y todo ello respetando el modelo de democracia participativa que aplican los colectivos sociales y vecinales de esta ciudad, que han dado un valioso ejemplo a la ciudadanía al haber logrado detener la ordenanza de la ITE”.

Arcila insistió hoy en que ahora se abre un periodo en el que el Gobierno local debe empezar de cero, como ya pidió Sí se puede en diciembre, detenerse a escuchar las demandas vecinales y ser sensible ante la situación de grave crisis que se vive en el municipio, lo que hace inviable para cientos de familias asumir los costes de rehabilitación que supondrían muchas de las inspecciones de edificios.

Además, el Ayuntamiento tiene que hacer un esfuerzo económico notable y elaborar un catálogo de ayudas oficiales, incluidas las del Estado. En este sentido, cabe recordar que el Pleno ya se comprometió en su día a hacerlo, a propuesta de la organización ecosocialista, pero aún no lo ha elaborado. Por último, Sí se puede ha pedido más rigor en los aspectos jurídicos de la nueva ordenanza, pues la que ahora ha sido suspendida está basada en un real decreto legislativo derogado.