martes, 20 de enero de 2015

Sí se puede critica que el Ayuntamiento haga una segunda reposición de plantas en apenas un mes



* Pedro Arcila pide alternativas que eviten tener que recurrir a empresas privadas
* El Consistorio gastará en cuatro años más de 81.000 euros solamente en flores de Pascua
Operarios colocan plantas en el parque García Sanabria, esta mañana.
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, criticó hoy el hecho de que cuando no ha pasado ni un mes desde la conclusión de las Navidades, el Ayuntamiento haya procedido a reponer plantas ornamentales en algunos espacios de la ciudad, como se pudo apreciar esta misma mañana en el parque García Sanabria. El edil afirmó que la Corporación debe poner freno al dispendio que supone esta inversión en el actual marco de profunda crisis económica que vive el municipio.

“Santa Cruz no se puede permitir derroches como llenar la ciudad de flores de Pascua a mediados de diciembre y en enero volver a gastar dinero en la plantación de nuevos ejemplares”, dijo hoy Arcila. Todo este gasto entra dentro de un contrato, duramente criticado por Sí se puede el año pasado, para el cual se ha establecido un valor estimado de 1.225.500 euros en cuatro años. Además de este contrato, es frecuente que se acuerde durante periodos anuales otras licitaciones que incrementan la cantidad prevista para este suministro.

Del citado gasto, el Consistorio tiene previsto invertir 81.336,05 euros en comprar 41.500 ejemplares de flores de Pascua, según las prescripciones técnicas del contrato, algo que Sí se puede ve inaceptable, más aún si se tiene en cuenta que estas plantas van destinadas a una actuación de ornamentación navideña que beneficia casi exclusivamente al centro de la ciudad y olvida a muchos barrios y pueblos del municipio.

La organización ecosocialista ha propuesto en varias ocasiones, sin recibir una respuesta adecuada por parte del Ayuntamiento, alternativas viables como son la potenciación del vivero del barrio de La Salud, el desarrollo de iniciativas de autoempleo dirigidas a la producción de plantas y el uso de especies autóctonas de mayor duración, todo lo cual permitiría reducir el recurso a contratos con empresas privadas, como se hace en la actualidad.

Una reclamación reiterada
La petición por parte de Sí se puede de que el Ayuntamiento modifique radicalmente su política en materia de suministro y reposición de especies vegetales ornamentales es una constante desde hace varios años, pero el grupo de gobierno siempre ha hecho oídos sordos. Ya en 2012, y en el marco de una enmienda total a los presupuestos municipales, la organización reclamó un cambio de rumbo para frenar este gasto. En noviembre del año siguiente, Arcila volvió a denunciar en el Pleno “el sangrante trasvase de recursos del sector público municipal al privado” en este sector, en lo que calificó como “otra muestra del empeño mostrado a lo largo de los años por Coalición Canaria por privatizar los servicios públicos del municipio”.

Por último, en la Comisión de Control de septiembre del año pasado, Arcila denunció el despilfarro del contrato cuatrienal antes citado y volvió a pedir medidas de ahorro que, además de las mencionadas, podrían pasar por reducir de manera drástica el presupuesto anual, con la posibilidad de destinarlo a otros recursos públicos, vistas las dificultades del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) para atender las demandas de quienes peor lo están pasando en estos momentos de crisis.