lunes, 12 de enero de 2015

Pedro Arcila dice que la pasividad en el proceso de intervención de Emmasa favorece a Sacyr



Sí se puede pide una reunión del interventor con todos los grupos
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, advirtió hoy que la pasividad con la que se está llevando el proceso de intervención de la empresa Emmasa, iniciado el pasado 24 de noviembre, favorece a los intereses espurios de la multinacional Sacyr-Vallehermoso, a la que se le está dando tiempo para establecer una estrategia con la que tratará de justificar todos sus incumplimientos de contrato.

Por ello, Arcila y la concejala Asunción Frías han pedido hoy al alcalde, José Manuel Bermúdez, que convoque una reunión con todos los grupos políticos municipales en la que el interventor nombrado en noviembre, Rogelio Padrón (coordinador general de Hacienda y Política Financiera de la Corporación), informe de las decisiones que ha adoptado en relación con la gestión del ciclo integral del agua y respecto a lo que se haya podido deducir hasta ahora sobre la gestión de Sacyr-Vallehermoso.

Los ediles ecosocialistas justifican esta petición en que, a pesar del tiempo transcurrido desde la intervención, no ha trascendido actuación material alguna en orden a los cometidos asignados al interventor, pese a que muchos de ellos ya venían claramente indicados en el acuerdo de la Junta de Gobierno por el que se intervino la empresa y en las conclusiones de la auditoría externa encargada en su día y remitida el 2 de agosto de 2014 a los grupos municipales.

Además de solicitar la presencia del interventor en la reunión, los concejales también quieren que el alcalde aporte el expediente donde obren las actuaciones realizadas por Rogelio Padrón con el fin de que todos los grupos con representación política en Santa Cruz puedan conocer de primera mano cuál es la situación actual.
Arcila calificó hoy de incomprensible la pasividad del grupo de gobierno en un asunto de tanta trascendencia como este. Al respecto, Sí se puede ya advirtió el pasado mes de noviembre que los cuatro meses transcurridos desde el día en que se inició el expediente para la intervención –el 21 de julio– podrían haber servido a la multinacional para destruir pruebas de las múltiples irregularidades e incluso presuntos delitos en los que ha incurrido desde que se hizo cargo de Emmasa.

Como viene haciendo desde el principio de este mandato municipal, la organización ecosocialista consideró hoy que la única salida posible para la empresa municipal de aguas es que vuelva a ser de titularidad pública, una demanda por la que Sí se puede viene batallando intensamente y sin descanso desde 2011, para lo cual ha recabado numerosos informes sobre las irregularidades de Sacyr-Vallehermoso que entregará al interventor en la reunión que ha pedido hoy.