viernes, 23 de enero de 2015

Arcila pide al alcalde que ordene a Arteaga pagar de su bolsillo el dinero público invertido en Las Mimosas



* El concejal recuerda que la urbanización es privada, por lo que el Ayuntamiento no puede acometer obras de mejora en la zona
* Un informe del Servicio de Administración Interna, Patrimonio y Contratación deja claro que las vías no son públicas
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, ha presentado hoy un escrito al alcalde, José Manuel Bermúdez, en el que le pide que abra un expediente de responsabilidad sobre el edil de Obras, Proyectos y Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, para que reponga con su patrimonio personal el dinero que el propio edil ordenó ilícitamente destinar a obras de mejora en la urbanización privada de Las Mimosas.

Arcila recuerda en su escrito que Arteaga ha autorizado el pago con dinero público de obras y servicios realizados o pendientes de realizar en la citada urbanización privada en materia de saneamiento, servicio público de limpieza y residuos, y todo ello pese a un informe del Servicio de Administración Interna, Patrimonio y Contratación de la Corporación en el que se dictamina que las calles de Las Mimosas no tienen naturaleza de vías públicas.

Aparte de los pagos ya abonados por el erario, quedan pendientes de autorizar y abonar con dinero público la mejora de alumbrado público y la reposición del firme. Con base en los argumentos expuestos, el portavoz ecosocialista afirma que procede reclamar al concejal que ha tomado estas decisiones contrarias al ordenamiento jurídico que reintegre con su peculio particular las cantidades que indebidamente se han detraído del erario.

El decreto por el que Arteaga ordenó estas obras, firmado el 24 de junio del año pasado, sorprende por la manera con la que el grupo de gobierno empleó todos los recursos retóricos, lingüísticos y técnicos a su alcance para dejar de considerar a Las Mimosas como urbanización privada, en lo que podría parecer un trato de favor del Ayuntamiento hacia aquellas personas que parecen tener más poder económico y mayor ascendencia sobre determinados miembros del grupo de gobierno.