lunes, 8 de diciembre de 2014

Arcila pregunta cuál es la ficha financiera para las obras del Plan Especial del barrio de La Alegría



El concejal de Sí se puede cree que José Ángel Martín está “vendiendo la moto” de unas mejoras para las que no cuenta con dinero
Arcila, el pasado viernes en el barrio de La Alegría.
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, preguntará en la Comisión de Control del próximo jueves cuál es la ficha financiera prevista para ejecutar las obras públicas contempladas en el Plan Especial del barrio de La Alegría. La pregunta, dirigida al delegado de Urbanismo, José Ángel Martín, tiene como objetivo saber cómo piensa cumplir este concejal las promesas hechas el mes pasado a los vecinos de La Alegría, cuando lo cierto es que no hay previsiones financieras concretas para este plan.

De hecho, Arcila cree que con la presentación del Plan Especial a los vecinos, el pasado mes de noviembre, Martín “está vendiendo una moto, porque lo cierto es que no cuenta con dinero para realizar todo lo que promete”. Por ello, Arcila pide en su pregunta por escrito que Martín aporte en la Comisión de Control el Plan Especial, incluyendo el documento económico financiero.
“La única realidad de La Alegría –señaló Arcila, que el pasado viernes visitó el barrio junto con otros miembros de Sí se puede– es que no se ha actuado en el encauzamiento del barranco tras las lluvias del 19 de octubre y que existe una situación de riesgo permanente ante la posibilidad de nuevas lluvias; además, la limpieza de las vías públicas es inexistente, al igual que el mantenimiento de los jardines, que está siendo cubierto temporalmente en estas semanas por personal contratado con dinero del Servicio Canario de Empleo”.

Sin embargo, Martín habló en la citada reunión de la demolición de 60 viviendas para ganar espacio para la comunidad y construir nuevos inmuebles; además, se refirió a una vía de circunvalación y a la posibilidad de instalar escaleras mecánicas, entre otros muchos aspectos. “Nos gustaría que el Ayuntamiento se centrara en lo que realmente puede hacer y que no se dedicara a anunciar proyectos cuando resulta que ni siquiera informa sobre el presupuesto con el que cuenta –añadió Arcila–. Es necesaria una reunión con los vecinos en la que los políticos escuchen, más que vender la moto de un plan especial sin dinero público”, concluyó.