viernes, 26 de diciembre de 2014

Arcila dice que los 100.000 € para rehabilitar viviendas con ITE desfavorable apenas darían para dos edificios



* El edil tacha de ridículo el anuncio hecho esta semana por Urbanismo
* Sí se puede vuelve a pedir la paralización de la ordenanza hasta que se aclare su legalidad y exista un catálogo de ayudas
Pedro Fernández Arcila, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, tachó hoy de ridículo el anuncio hecho esta misma semana por el delegado de Urbanismo, José Ángel Martín, de que se amplía de 25.000 a 100.000 euros la línea de ayudas a la rehabilitación de viviendas que hayan recibido informe desfavorable en la Inspección Técnica de Edificios (ITE).

Arcila afirmó que esta cantidad de dinero apenas serviría para la rehabilitación de dos edificios de viviendas que presentaran las deficiencias técnicas propias de un inmueble con más de cincuenta años de antigüedad, por lo que en ningún caso cubriría la demanda que se producirá cuando la ITE comience a arrojar informes desfavorables a lo largo y ancho del municipio, más aún teniendo en cuenta que muchos propietarios son personas con escasos recursos y no podrán afrontar la restauración de sus inmuebles sin ayudas públicas.

El portavoz de Sí se puede recordó que en ocasiones las obras pueden significar decenas de miles de euros, cantidades inasumibles para muchos ciudadanos, pues la inspección de edificios afecta especialmente a zonas humildes de la ciudad como Somosierra, García Escámez, La salud, Tíncer, Juan XIII, Llano Alegre, Las Delicias, El Sobradillo y Taganana, entre otras.

Por ello, el concejal volvió a pedir hoy que se paralice el proceso de inspección de edificios en tanto se elabora un catálogo de ayudas oficiales, incluidas las del Estado. El Pleno de la Corporación ya se comprometió en su día a hacerlo, a propuesta de la organización ecosocialista, pero aún no lo ha elaborado, pese a lo cual está obligando desde el pasado mes de noviembre a pasar la ITE a todos los propietarios de inmuebles susceptibles de realizarla.
Además, Arcila volvió a poner en duda la legalidad de la ordenanza que regula la ITE, pues está basada en un real decreto legislativo (RDL) que estaba derogado en el momento en que esta normativa municipal fue aprobada, en el Pleno de junio de 2014. Publicada en el BOP de 13 de agosto, en ella se señala que desarrolla el artículo 21 del RDL 8/2011 de 1 de julio, pero ocurre que la ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbana (que entró en vigor el 28 de junio de 2013) establece en su disposición derogatoria única, punto sexto, la derogación del artículo 21 del mencionado RDL. Es decir, la nueva ordenanza de la ITE se basa en un artículo que llevaba un año derogado.